'Sin subsidio a la tasa, la vivienda se habría estancado', aseguró presidenta de la Asobancaria

Constructores, analistas y compradores reconocen que fue una decisión acertada. El Gobierno busca otros 200 mil millones de pesos para respaldar más créditos.

POR:
enero 22 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-22

En abril del 2009, cuando se puso en marcha el subsidio a la tasa hipotecaria, se habían vendido 24.237 vivienda de interés social (VIS); al cierre del año, con la medida consolidada para la compra de vivienda nueva de hasta 167,4 millones de pesos, está cifra llegó a las 38.348 y superó el pico alto de agosto del 2006, con 36.421.

Los datos presentados por la Asobancaria -luego de una investigación conjunta con Galería Inmobiliaria en Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla- también muestran la evolución de la vivienda diferente a la social, que no tuvo un buen desempeño pero se mantuvo en medio de las eventualidades: en diciembre pasado sumó 27.889 contra 25.000, aproximadamente, desde que comenzó a regir el subsidio.

"Es importante tener en cuenta que las licencias tienen un rezago de nueve meses porque sólo se aprueban cuando los constructores logran el punto de equilibrio; es decir, los efectos positivos en este índice seguramente se verán durante el primer semestre de este año, y esto se reflejará en vivienda diferente a la social", dijo María Mercedes Cuéllar, presidenta de la Asobancaria.

"Esto impulsará la solicitud de nuevos permisos en todos los segmentos y, por lo tanto, será clave para aportar al empleo del sector", agregó Alberto Isaza, de Galería Inmobiliaria, empresa que también realizó una encuesta a 1.435 hogares para identificar cómo reaccionaron al subsidio los potenciales compradores.

Inversionistas primíparos

Según Isaza, la posibilidad de comprar sobre planos con un plazo para pagar la cuota inicial y ganarse la valorización en el momento de la entrega también ha sido importante en el esquema de negocios que se consolidó luego de la crisis de finales de los noventa, cuando se construía primero para vender posteriormente.

Las preventas han demostrado su efectividad, pues generan más estabilidad, se empieza a construir cuando se logra el punto de equilibrio y -de paso- la gente puede 'cuadrar' mejor sus cuentas, durante el año en que paga la cuota inicial, mientras le entregan la vivienda.

Otro efecto importante es que 84 por ciento de los encuestados respondió que vivirá en la vivienda que compraron, mientras que 12 por ciento la arrendará y sólo 2 por ciento está definiendo qué hará con ella.

"Esto demuestra que ya no hay campo para los especuladores; de hecho, los inversionistas de reventa bajaron de 9 a 1 por ciento, precisamente, porque el beneficio atiende a quienes van a habitar el inmueble o a quienes van a alquilarlo", asegura Isaza.

"Lo cierto es que con el subsidio se incentivó el mercado y -de paso- evitamos las llamadas desventas, es decir, devolución de arras por imposibilidad de asumir negocios en proceso", dijo la presidenta de la Asobancaria, quien recordó que de un cupo de 100 mil créditos, 34 mil se han beneficiado con el beneficio y 35 mil preaprobados ya esperan su turno.

Consecuencias de la medida

  • El 90 por ciento de compradores de vivienda social se va a vivir en la casa que adquieren, lo mismo que el 80 por ciento de los que invierten en aquellas diferentes a las sociales.
  • Se rompió el ciclo decreciente en las ventas de los últimos dos años, retomando índices positivos que mejorarán el nivel de empleo durante los próximos meses.
  • El 35 por ciento de los compradores adquirieron la vivienda incentivados por el subsidio a la tasa.
  • En la medida en que la disminución en la tasa ayudó a mejorar la percepción de compra, el decreto, de manera indirecta, generó más ventas en todos los rangos de precios.
  • Finalmente, hay consenso en que sin el subsidio, la vivienda se hubiera estancado en el 2009.

Tras más dinero para créditos de vivienda nueva

Sin embargo, tal como lo anunció la presidenta de Asobancaria, María Mercedes Cuéllar, aún no hay 'humo blanco' al respecto. "Ahora surgen las expectivas por las recientes medidas de recorte fiscal, pues generalmente el sector vivienda es uno de los que reciben menos recursos cuando se presentan este tipo de ajustes, aún más si se tiene en cuenta que el dinero no está comprometido", dijo Cuéllar.

De todas formas, los analistas esperan que las decisiones que se tomen sean sensatas y que los 200 mil millones permitan sumar 1 billón 50 mil millones de pesos para el subsidio a la tasa.

Siga bajando para encontrar más contenido