Subsidios reviven polémica en OMC

En el segundo día de las negociaciones, en las que una treintena de ministros de países de todo el mundo intenta salvar la Ronda de Doha, Estados Unidos anunció que está dispuesto a rebajar los subsidios agrícolas a sus productores desde los 17.000 millones de dólares anuales hasta los 15.000 millones.

POR:
julio 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-23

La propuesta no fue muy bien recibida por todos los asistentes a la cumbre que se desarrolla en la sede de la Organización Mundial del Comercio (OMC), sobre todo, por los países emergentes que piden un mayor esfuerzo de las naciones industrializadas para reducir las ayudas que entregan a su sector agrario. Sin embargo, el anuncio hecho por la representante de Comercio de Estados Unidos, Susan Schwab, también fue entendido como “un comienzo en cámara lenta” de las negociaciones, como lo señaló el canciller brasileño Celso Amorim. Las discusiones en la OMC toman como base los montos máximos autorizados de subsidios (‘subsidios consolidados’), y no los realmente atribuidos, que en algunos años pueden ser menores. De hecho, los distribuidos el año pasado por Estados Unidos a sus agricultores se limitaron a unos 8.000 millones de dólares. Schwab explicó que el nivel relativamente débil de subsidios de 2006 y 2007 se debió a la escalada de precios de las materias primas agrícolas en los mercados mundiales. En Estados Unidos, los subsidios se calculan en función de la diferencia entre las cotizaciones mundiales y los precios pagados a los agricultores. “Si los precios se mantienen altos, E.U. podrá adaptarse a los nuevos compromisos de la OMC sobre los subsidios directos, realizando ajustes modestos de sus políticas internas”, escriben los analistas del Centro Internacional por el Comercio y el Medio Ambiente Sustentables, una organización no gubernamental con sede en Ginebra. En los últimos 10 años, los subsidios en Estados Unidos superaron en siete ocasiones la barrera de los 15.000 millones de dólares. El tope de subsidios autorizados actualmente por la OMC a Estados Unidos es de 48.000 millones de dólares. Washington propuso a fines del 2005 rebajarlo a 22.500 millones y mejoró esa oferta a 17.000 millones el año pasado. APOYO EUROPEO Mientras que las críticas de los países emergentes no se hicieron esperar, la Comisión Europea (CE) calificó el anuncio de “razonable”. Según Peter Power, portavoz comunitario de Comercio, “E.U. no ha llegado con esa propuesta lo más lejos que podría, pero asumimos que esto dependerá de las negociaciones que quedan y de que se alcance un equilibrio en los otros sectores sobre los que estamos discutiendo en este momento”. La defensa es más que obvia, ya que la Unión Europea es la potencia más pródiga en subsidios, con 110.000 millones de euros otorgados en el 2006, por delante de Japón (32.000 millones), Estados Unidos (23.000 millones) y Corea del Sur (20.000 millones). El lunes, en el primer día de la reunión ministerial, Peter Mandelson, comisario europeo de Comercio, anunció que el bloque está dispuesta a reducir sus aranceles hasta el 60 por ciento en promedio, desde el 54 por ciento actual. Schwab y Mandelson dijeron que ahora corresponde a los emergentes mostrar hasta dónde pueden llegar en la apertura de sus mercados industriales. “Hemos puesto una nueva e importante oferta en la mesa, ahora esperamos que nuestros socios hagan lo mismo”, dijo la jefa de los negociadores estadounidenses. Así las cosas, después del segundo día de negociaciones, los asistentes a la reunión están de acuerdo en una sola cosa: el balance deseado está todavía muy lejos. AgenciasWILABR

Siga bajando para encontrar más contenido