¿Qué está sucediendo con los precios de la vivienda?

El sector constructor modera la dinámica y ajusta sus proyecciones.

- 84,5 % fue la variación anual del área aprobada para oficinas en abril frente al mismo mes del 2014, según el Dane.

Archivo particular

- 84,5 % fue la variación anual del área aprobada para oficinas en abril frente al mismo mes del 2014, según el Dane.

Finanzas
POR:
julio 06 de 2015 - 11:23 a.m.
2015-07-06

Hace dos años, muchas personas expresaron su preocupación por la tendencia alcista en el precio de la vivienda nueva que identificaron como “exagerada”: 11,76 por ciento en el primer trimestre del 2013 frente al mismo periodo del 2012.

Esto generó comentarios sobre una posible burbuja inmobiliaria. Luego, durante el mismo periodo del 2014, el aumento de 12,32 por ciento convirtió el llamado en alerta.

Ante esto, los gremios descartaron cualquier riesgo y, por el contrario, explicaron que lo que estaba sucediendo era que “las propiedades se estaban valorizando”.

Sin embargo, hace unos días el dato del precio de la vivienda nueva del Dane para el primer trimestre del 2015, frente al mismo periodo del 2014, sorprendió porque a pesar de que creció 7,15 por ciento, evidenció una moderación en el ritmo que traía. Igual sucedió con los proyectos de oficinas y hoteles.

Esta vez, la preocupación de los propietarios de los inmuebles y de los futuros compradores se expresó en otro sentido: “¿Los precios van a caer?”.

Para Manuel Alfonso Carrillo, gerente de la inmobiliaria Avacol, “lo que está sucediendo es sano para el mercado, pues se trata de una estabilización que, de hecho, preveíamos no solo en vivienda, sino en oficinas”.

AÚN ES RENTABLE

Según el directivo, en vivienda, con un incremento de 7,15 por ciento, quienes adquirieron una casa o un apartamento por inversión y reciben 5 puntos adicionales por alquiler aún están obteniendo una ganancia.

“Incluso, si compraron el bien para habitarlo no tienen problema porque se está valorizando”, enfatizó Alfonso, quien reiteró que “los precios se están ajustando y significa que no hay especulación y mucho menos, una burbuja”.

Diego Botero, gerente de Avalúos Nacionales S.A., también está en el grupo de quienes consideran que los valores no caerán y “se mantendrán por encima de la inflación”.

En vivienda, al analizar la situación por ciudades, el empresario advirtió un ritmo todavía más moderado del alza en Bogotá, especialmente en el estrato alto, donde la oferta disminuyó.

Y en el caso de los estratos medio y bajo, la política de subsidios del Gobierno podría reactivar la demanda, sobre todo en los municipios aledaños a la ciudad.

Este ajuste en el precio también fue confirmado por el Dane, cuyo estudio arrojó para la capital –con el municipio de Soacha incluido, para efectos del análisis– un aumento de 6,75 por ciento.

Por su parte, Barranquilla fue la que reportó el mayor aumento (14,73 por ciento), seguida de Medellín (9,19 por ciento), mientras que las menores variaciones se registraron en Pereira y Armenia: 1,42 y 2,73 por ciento, respectivamente.

CONSTRUIR OFICINAS Y VIVIENDA, PERO CON MUCHA CAUTELA

Según el Presidente de la Lonja de Bogotá, el ‘cuarto de hora’ pasó y ahora los precios están más aterrizados.

Para que los nuevos proyectos se puedan vender, los constructores deberán evaluar mejor el mercado y ofrecer características diferenciales.

Así lo advierte Jorge Enrique Gómez, presidente de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, quien considera que, en el caso de la vivienda, en los estratos altos la inversión está más lenta. “Ahora, para lograr ventas rápidas la oferta nueva debe tener valores agregados que permitan ajustar el precio”, advierte.

La situación es similar para los proyectos de oficinas donde la sobreoferta de metros cuadrados hará que el negocio se reacomode e incluso, que los precios tiendan a equilibrarse. Así, los interesados en el alquiler pondrán las condiciones. Para Gómez, lo que sucedió con el mercado inmobiliario fue producto del entusiasmo que despertó el hecho de encontrar compradores en todos los estratos, para vivienda, y oportunidades de inversión, en otros usos.

“Esto abonó el terreno para subir los precios que en muchos casos no eran reales. Hoy, simplemente se están equilibrando”, concluyó.

Gabriel E. Flórez G.

Economía y Negocios