El último sueño de Armand Hammer

En 1985, durante su visita a Colombia, el legendario presidente de la Occidental Petroleum Company, Armand Hammer expresó a algunos oficiales del Gobierno colombiano que esperaba estar vivo para ver el petróleo a 100 dólares. Su deseo no se cumplió, pues murió en 1990, sin embargo, su sueño está a cinco dólares de realizarse y sus implicaciones harán el rompecabezas energético internacional aún más complejo.

POR:
noviembre 21 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-21

La razón por la cual el petróleo se acerca al temible número 100 cien tiene que ver con la oferta de crudo, pero sobre todo con la demanda generada por China e India. El apetito de estos dos gigantes ya es preocupante en el mercado del crudo, pero puede ser aún peor. Para entender la situación vale la pena mirar el último reporte anual de la Agencia Internacional de Energía (IEA). Según el escenario base del reporte, los requerimientos mundiales de energía crecerán en un 50 por ciento para el año 2030. China e India representarán un poco menos de la mitad de dicho incremento. De conformidad con el escenario base, los combustibles fósiles seguirán siendo la principal fuente de energía, representando casi el 85 por ciento del incremento en la demanda. En términos gráficos, en 23 años la demanda de petróleo será de 116 millones de barriles diarios. De acuerdo con los estudios realizados para el reporte, hay varios elementos con serias implicaciones geopolíticas y ambientales. Por un lado, los países miembros de la Opec pasarán del 42 al 52 por ciento de la oferta mundial. De otro lado, China se convertirá en el 2007 en el mayor consumidor mundial de energía, y su demanda por petróleo se cuadruplicará en las próximas dos décadas, advirtiendo que para el año 2015 sus ventas de vehículos superarán a los Estados Unidos. Desde el punto de vista geopolítico las implicaciones son serias. Por un lado, frente a estos escenarios y con el crudo bordeando los 100 dólares, se hace muy poco probable que E.U. se retire de Irak, el país con el segundo mayor número de reservas probadas de petróleo. De la misma manera y dadas las alianzas estratégicas para el suministro de energía, China no respaldará ninguna acción militar en contra de Irán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al igual que incrementará su apoyo político a regímenes controversiales en Sudán y Zimbawe. Rusia, por su parte, adquirirá mayor importancia estratégica para Europa y se consolidará como su mayor abastecedor energético. En cuanto a los factores ambientales, de seguir adelante con la tendencia actual, las emisiones de dióxido de carbono aumentarán en más de un 50 por ciento durante los próximos 20 años. La situación es preocupante, pues si bien el crecimiento de China e India como motores de la economía mundial es favorable para muchas economías emergentes, las implicaciones de dicha bonanza pueden borrar con el codo lo que se ha hecho con la mano. La dependencia energética en regímenes que amenazan la estabilidad política en distintas regiones del mundo y la profundización de la crisis de cambio climático son tan solo ejemplos. La tendencia que se evidencia en el reporte hace prever que este debate seguirá siendo intenso en la medida que más de 22 mil millones de dólares deberán invertirse en infraestructura para satisfacer la demanda energética mundial. Este rompecabezas está lejos de resolverse, pero no cabe duda que está cambiando el balance de poder global prendiendo muchas alarmas. ¿Qué hubiera dicho Armand Hammer sobre su último sueño? Consejero Principal de Colombia y Ecuador ante el BID Según el escenario base del reporte, los requerimientos mundiales de energía crecerán en un 50 por ciento para el año 2030”.

Siga bajando para encontrar más contenido