Ellos también sufren de estrés

Aunque no lo crea, los niños también sufren de estrés. Particularmente, en épocas de exámenes y cuando hay violencia o maltrato (en cualquiera de sus formas) en la casa.

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

Y, entre mayor exigencia tenga y menor tiempo para cumplir, “el grado de estrés y de tensión aumenta”, explica Álvaro Franco Zuluaga, psiquiatra infantil y de adolescentes. Por eso, es importante estar atento a signos que indican esta problemática, como “ansiedad, síntomas somáticos (como gastritis, dolor de cabeza, mareos o palpitaciones), sensación de pérdida de equilibrio, insomnio, comer poco (o mucho), temor de que algo malo sucederá, entre otros”, explica Franco. Muchas veces, los padres no entienden la situación y regañan o castigan al niño o lo tildan de mentiroso e, incluso, piensan que están fingiendo para llamar la atención. “Uno ve niños tristes, distraídos, que algo les pasa y se les dificulta hablar del tema, pero no hay que dejar las cosas así, sino indagar y dialogar con ellos”, afirma la docente Gloria de Galindo. Los padres y los familiares cercanos, también deben evaluar la situación y entender que el niño no finge, tal vez, somatiza algunas situaciones y, por eso, es importante buscar ayuda oportuna y especializada. Hay que consultar cuando persiste la situación, es decir, un estrés crónico, o cuando presenta síntomas asociados, como ataques de pánico, consumo de alcohol o drogas. EL TRATAMIENTO Se puede pensar en psicoterapia de apoyo, permitiendo que el niño se desahogue, confrontándolo ante las posibles soluciones y permitiéndole entender que existen varias alternativas, no siempre buenas... Y, “clarificándole conceptos que pueda tener distorsionados, como magnificar los problemas o minimizar los logros, o pensar que esto solo me sucede a mí... soy tan de malas", dice Álvaro Franco, psiquiatra infantil y de adolescentes.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido