Las sumas y restas de un dólar por encima de los 2.250 pesos

Solo este lunes, el precio de la divisa subió 46,3 pesos, y está en máximos desde el 14 de mayo del 2009. En ese nivel, tanto las personas naturales como el Gobierno y las empresas perciben pros y contras.

Las sumas y restas de un dólar por encima de los 2.250 pesos

Archivo Portafolio

Las sumas y restas de un dólar por encima de los 2.250 pesos

Finanzas
POR:
diciembre 02 de 2014 - 01:52 a.m.
2014-12-02

Quienes anticipaban que el precio del dólar iba a superar los 2.200 pesos, seguramente están viendo cómo sus proyecciones se cumplieron quizá mucho antes de lo previsto.

En solo un mes, la divisa pasó de los cómodos niveles de 2.060 pesos, a superar los 2.250 pesos.

Solo este lunes avanzó 46,3 pesos, al negociarse en un precio promedio de 2.253 pesos.

Y pudo ser peor, pues durante la jornada alcanzó a superar los 2.275 pesos. Por lo pronto, la divisa ha subido 327 pesos comparado con el comienzo del año, lo que en otras palabras es una devaluación de casi 17 por ciento.

Por eso, para quienes están haciendo cuentas sobre presupuestos corporativos e incluso vacaciones, el panorama no está del todo claro.

A juicio de los analistas, no solo es difícil ver un dólar por debajo de los 2.000 pesos en el corto plazo, sino que la volatilidad llegó para quedarse.

Los precios del petróleo, los movimientos que haga la Reserva Federal de Estados Unidos con su tasa de interés, y la cantidad de inversión extranjera que entre a Colombia, son algunos de los elementos que le pondrán ritmo a la tasa de cambio.

BIENES MÁS CAROS, PERO MÁS INGRESOS POR EXPORTACIONES 

Las empresas que no tienen coberturas para protegerse de la tasa de cambio, están en un momento complejo.

Independientemente de los niveles, sobre los cuales no hay acuerdos, la volatilidad del precio del dólar hace muy difícil que las compañías hagan sus cuentas. De todas formas, una divisa sobre los 2.200 pesos se convierte en un alivio para los exportadores, y en especial para los de manufacturas, pues eso permitirá que reciban más ingresos por concepto de sus ventas en los mercados externos.

Daniel Escobar, analista de la comisionista Global Securities, señala que dicho efecto no se verá de manera inmediata en las cifras de exportaciones. Sin embargo, dicho beneficio tiene su contraparte.

Por ejemplo, quienes necesitan importar materias primas o maquinaria para sus actividades, ya no tendrán condiciones tan favorables como antes.

Con el dólar a 1.900 pesos o por debajo, “los industriales tuvieron una ventana grande para la reconversión”, explica Escobar.

El otro elemento que juega en contra es que se encarecerán las obligaciones financieras para quienes se endeudaron en dólares, y esto se sentirá de manera más pronunciada en las compañías cuyos ingresos están concentrados en el mercado colombiano, o en países emergentes con monedas que también se han depreciado.

MENOS TURISMO EN EL EXTERIOR Y COMPRAS DURABLES 

Para el consumidor común, el precio del dólar tiene muchos efectos.

Una tasa de cambio por encima de 2.200 pesos hace que se encarezcan las importaciones y por eso podrían subir los precios de electrodomésticos, vehículos y otros bienes de consumo que se traen de otros países.

Vale la pena señalar que el impacto no se vería en el corto plazo, pues el comercio seguramente aún tiene inventarios, así que el golpe se sentirá el año entrante.

Sin embargo, los productos importados no tienen un impacto tan pronunciado en la inflación.
Cálculos del Citibank señalan que, por cada 1 por ciento que se deprecia el peso, el índice de precios al consumidor tiene un impacto entre 0,15 y 0,17 por ciento.

Un tema clave en esta época es el turismo.

Para quienes tienen planes de salir del país en los próximos días, con estos niveles de tasa de cambio contarán con menos recursos disponibles para gastar en el exterior.

Pero la otra cara de la moneda es que con un peso depreciado, podría motivarse el turismo en Colombia, tanto de los locales como de extranjeros.

GOBIERNO, CON EL MAYOR SALDO A FAVOR

En general, el Gobierno resulta beneficiado de un incremento en la tasa de cambio, pues en esta coyuntura le permite compensar, en parte, la caída de los precios del petróleo, explica Francisco Chaves, jefe de investigaciones económicas de Corredores Asociados.

De hecho, los cálculos del Marco Fiscal de Mediano Plazo dicen que, por cada 10 pesos que suba el dólar, los ingresos del Gobierno, tanto por concepto de impuestos como del sector mineroenergético, aumentan en 339.000 millones de pesos.

Vale la pena recordar que la Nación tiene grandes obligaciones en el exterior, pues aprovechando condiciones favorables de tasas, ha salido a los mercados internacionales con grandes emisiones de bonos, la mayoría en dólares. Por eso, el servicio de la deuda es el principal tema en el que se ve afectado. El propio Marco Fiscal dice que por cada 10 pesos que aumenta el precio del dólar, los egresos por intereses aumentan en 25.000 millones de pesos.

De todas formas, expertos insisten en que los niveles actuales no son históricamente altos.

luicon@eltiempo.com