Las supercomputadoras vuelven a brillar en un sector en crisis

Las supercomputadoras vuelven a brillar en un sector en crisis

POR:
noviembre 27 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-27

Las supercomputadoras pueden ser los dinosaurios de la industria de la computación, pero están dando sorprendentes señales de vida.

Nueva tecnología de chips y alianzas dentro de la industria están proporcionando rápidos avances a estas máquinas de alto desem peño, alimentando la demanda en momentos en que el sector de las computadoras personales está decayendo. Por ejemplo, el laboratorio estadounidense Lawrence Livermore anunció recientemente una alianza llamada Proyecto Hyperion con 10 compañías ¿incluyendo a Dell Inc., Intel Corp. y Cisco Systems Inc.¿ para construir una gran supercomputadora que servirá como prueba piloto.

En el otro extremo, Nvidia Corp. presentó planes para lo que llama una supercomputadora personal, un sistema de escritorio que se vende por menos de US$10.000.

El aparato acelera las tareas informáticas con chips que normalmente posibilitan los gráficos en los juegos de computadora.

Los anuncios extienden una serie de cambios que comenzaron en los años 90 cuando los sistemas científicos empezaron a usar componentes de PC en lugar de tecnología patentada.

Ese esfuerzo está entrando en una nueva fase, impulsado por avances que bajan los precios de ese tipo de máquinas y las vuelven más fáciles de usar, así como más rápidas.

Las máquinas de alto desempeño han sido usadas desde hace mucho tiempo para tareas numéricas complejas, en campos como el diseño de armas nucleares y exploración petrolera. El mercado para los sistemas más grandes estaba disminuyendo hace poco, ya que sólo las agencias gubernamentales estaban dispuestas a pagar millones de dólares para alcanzar los picos de desempeño.

Sin embargo, la llegada de máquinas llamadas grupos, que usan los chips x86 que se encuentran en las PC, han llevado los precios hacia abajo y alentado la demanda.

Las ventas de las máquinas más grandes, con precios que superan los US$500.000, aumentaron 16% en 2007 a US$2.900 millones, estima la firma de investigación IDC. Las ventas de los sistemas más pequeños, con precios de entre US$100.000 y US$250.000, subieron 26% a casi US$4.200 millones.

IDC ha proyectado un crecimiento anual promedio de 9% en los próximos cinco años para ese segmento de alto desempeño, aunque la desaceleración económica podría llevar a la firma a recortar el pronóstico. Michael Dell, el fundador y presidente ejecutivo del fabricante de computadoras que lleva su nombre, y otros ejecutivos de la industria afirman que las ventas podrían seguir siendo relativamente buenas, porque las máquinas ayudan a bajar los costos de tareas clave, como el diseño de nuevos productos y sus envases.

Sin embargo, los chips x86 de Intel Inc. y Advanced Micro Devices Inc. están siendo ampliados y en algunos casos suplantados por otros como los microprocesadores Power and Cell de International Business Machines Corp. (IBM), que también se usan en consolas de videojuegos.

En algunos casos, la meta es reducir el consumo de energía, un tema cada vez más importante para mantener bajos los costos operativos. "Ya no será suficiente decir tengo el sistema más rápido, se trata de cuánto rinde la computadora por vatio de energía usada", afirma Dave Turek, director de "computación profunda" de IBM.

Turek predice que muchos usuarios no comprarán sus propias supercomputadoras, debido a los altos costos de la energía y los difíciles tiempos económicos.

Pero espera que, en cambio, los usuarios recurran a IBM y otras empresas que operan las máquinas y venden servicios de supercomputación.

Compartir los costos era una gran motivación para el Proyecto Hyperion, que ya está operando partes de su nueva supercomputadora dentro de las cuidadosamente vigiladas instalaciones del laboratorio gubernamental en Livermore, California. Pocos fabricantes de sistemas o componentes pueden afrontar individualmente los gastos de un sistema tan grande, el cual se espera que, para principios del año próximo, tenga chips Intel que proveerán 9.216 motores de cálculo. El programa también es respaldado por la Agencia Nuclear del Departamento de Energía de EE.UU. y está diseñado para solucionar los problemas de virus y pequeñas variaciones en grupos de chips, circuitos de redes y software.

Siga bajando para encontrar más contenido