El talento no tiene fronteras

A un cargo de alto perfil en Medellín puede llegar un alemán, o un colombiano puede ser ‘fichado’ en Europa. El factor precio no es determinante a la hora de contratar a un extranjero, dice experto.

Aumenta la demanda de los talentos para Colombia, gracias al buen momento económico.

Archivo particular

Aumenta la demanda de los talentos para Colombia, gracias al buen momento económico.

Finanzas
POR:
octubre 11 de 2014 - 12:19 a.m.
2014-10-11

Como en los grandes clubes de fútbol, una compañía que quiera tener una nómina de primera línea ‘ficha’ a los mejores así estén en Suramérica, África o Europa.

Ese es el mejor ejemplo que usa Pablo Durán, gerente de Transearch para Colombia, para describir la movilidad de los talentos de más alto nivel en el país y el mundo.

Transearch se especializa en identificar talento de primer nivel que abarca presidentes, gerentes generales y líderes empresariales. Su visión del mercado es desde la óptica de esa parte alta de la pirámide empresarial.

Claro está que el panorama de la contratación a este nivel, como en todas las actividades, está influenciado por la buena o no tan buena salud de las economías.

Es así como en Colombia es dinámico el movimiento de extranjeros que vienen a trabajar, gracias al buen momento de la inversión y el consumo interno.

En otro extremo, están los casos de ejecutivos venezolanos de alto perfil que buscan oportunidades afuera porque en su terruño las opciones son cada vez menores.

El análisis sobre la movilidad de los ejecutivos la hizo Durán con Rosa María Herrera, socia de Transearch para Colombia y Venezuela, a propósito de una reunión de 12 representantes de la firma en Bogotá, procedentes de varios países de América Latina.

“El objetivo era revisar mercado y mirar el panorama de la industria en América Latina”, señala Herrera.

La experta comenta que si bien la globalización en este campo es evidente desde hace unos 10 años, la demanda de los servicios de compañías como Transearch está muy influenciada por las economías de los países.

“Encontramos a Colombia como el país que más se está moviendo en términos de inversión de capital, de entrada de nuevos actores en el mercado y de empresas y, por lo tanto, hay un aumento de la demanda de los talentos para el país”, sostiene.

Añade que, por su lado, Venezuela está en el extremo y lejos de buscar talento. El talento que está allí está saliendo. Por lo tanto, el desempeño del negocio en el vecino país es difícil.

México y Brasil están muy fuertes a pesar de sus vaivenes. Por ser economías tan grandes mantienen el liderazgo del negocio.

Perú es otro mercado que se destaca por el interés de las empresas en recibir ejecutivos de alto perfil. Pablo Durán dice que el escenario de competencia entre los profesionales es abierto y global.

“Muchas multinacionales que están conformando equipos de trabajo proceden como en el fútbol. Y si necesitan un buen portero lo busca del origen que sea. No importa que sea argentino, español o mexicano”, considera.

En esa dinámica, Colombia y, en general América Latina, exporta e importa talento. No se puede afirmar que los ejecutivos colombianos estén ‘más solicitados’ en un mercado o sector en particular.

Lo que sí está ocurriendo, asegura Durán, es que sí hay muchos casos de ejecutivos colombianos que han pasado años en cargos importantes en el exterior y quieren retornar atraídos por el buen panorama que presenta su país.

Así, entran a la competencia con extranjeros o con colombianos basados en el país, por cargos top en multinacionales o empresas colombianas que están fortaleciendo sus operaciones por ese buen momento que experimenta el mercado.

Rosa María Herrera dice que en América Latina ya se puede hablar de un talento regional, en referencia a ejecutivos colombianos que ocupan posiciones importantes en México, o venezolanos que están Colombia o en México. “De hecho, en la actualidad nosotros no buscamos un ejecutivo para estas posiciones solo con la idiosincrasia de su país.

Lo buscamos con una multiculturalidad para que pueda ser jugador en Latinoamérica e, incluso, en Europa y Asia”, dice Herrera.

EXTRANJERO NO IMPLICA SALARIO ALTO

La experiencia de quienes están en la tarea de vincular talentos de alto perfil a las compañías muestra que en Colombia existe alguna prevención hacia los extranjeros con la idea de que pueden ser más costosos.

Pablo Durán señala que a la par de que el ejecutivo colombiano debe ser competitivo en el mercado internacional, todavía muchas compañías colombianas prefieren contratar el talento local con la consideración de que es más barato. Temen vincular extranjeros porque creen que les implica reservar un mayor presupuesto en el rubro laboral. “Pero a veces se llevan grandes sorpresas”, observa el experto.

En el caso de los hidrocarburos, destaca cómo la escasez de mano de obra especializada para ese campo puede significar una sobrevaloración de los colombianos. “Si uno sale a Houston o a Caracas a buscar ingenieros de petróleo, se pueden encontrar unos precios mucho más interesantes que el que demandan los pocos profesionales de esas áreas que hay en Colombia.

Entonces no siempre van al alza, a veces van a la baja. Lo importante es entender que, como en cualquier mercado, la oferta y la demanda son las que marcan”.

Al respecto, Rosa María Herrera anota que hay que tener en cuenta que los sueldos también están globalizados y en ese sentido rigen estándares salariales en términos de dólares que luego se traducen según la moneda del país. “Dado que los niveles inflacionarios de Colombia son bajos, los incrementos salariales en estas posiciones no tienen los impactos que tienen en los países con una inflación tan alta como en el caso de Venezuela”, explica la experta.

Al ritmo de la economía, algunos sectores muestran mayor dinamismo en el movilidad de talento entre los países. En general, ese fenómeno es notorio en el campo de la tecnología.  Los representantes de la firma Transearch reunidos recientemente en Bogotá coincidieron en ese fenómeno.

A su turno, Pablo Durán destaca que Colombia ha traído talento venezolano especialmente en el sector de petróleo y gas. Se han instalado a hacer lo que en Venezuela no pudieron hacer nunca que es producir hidrocarburos con carácter privado.

En otros mercados eso no era permitido, y aquí se ha dado esa condición.  Además, el país es interesante en temas como el logístico, el portuario y el de infraestructura, puntualiza.

congom@portafolio.co