La tarea no es sólo contra el analfabetismo en educación

Colombia debe erradicar totalmente el analfabetismo, no sólo en el tema educativo sino en materia digital.

Archivo Portafolio.co

Educación

Archivo Portafolio.co

POR:
septiembre 27 de 2011 - 10:06 p.m.
2011-09-27

 

Los esfuerzos de los Gobiernos en las últimas dos décadas en el tema de la educación han seguido una línea acorde con las exigencias tecnológicas y de innovación que demanda la globalización.

En el Plan Nacional Decenal de Educación 2006-2016, entre sus própositos está “garantizar el derecho a la educación en condiciones de equidad para toda la población con permanencia en el sistema, desde la educación inicial hasta articularla con la superior”.

Esto cambia radicalmente el escenario conocido de gratuidad de la educación, imprimiéndole un concepto más amplio en la formación.

Sin embargo, y calculando que hacia el 2030 la población colombiana estará por el orden de los 60 millones de habitantes, a lo que mayor énfasis hay que hacerle es a lograr una educación gratuita, buscando erradicar por completo el analfabetismo, no sólo educativo sino digital.

Cabe decir que según el Dane, en su encuesta Sisben 2008, existían en ese año 6’783.345 niños de cero a 4 años con atención, nutrición y educación en la primera infancia. De ellos, el 58,48 por ciento eran de poblaciones vulnerables.

Por otra parte, en el 2009, según el Ministerio de Educación Nacional, la cobertura en educación superior de los colombianos sólo alcanzaba el 35,5 por ciento. Así las cosas, el panorama no es muy alentador en materia de ampliar las posibilidades para que un mayor número de colombianos se eduque.

DESDE VARIOS FRENTES

Mirando el panorama, asegurar una mayor cobertura de la educación es una empresa complicada, pero también es claro que se trabaja en ello.

No por nada, la semana pasada la Ministra de Educación, María Fernanda Campo, anunció que al menos 9,5 millones de niños del país se verán beneficiados con educación gratuita a partir del 2012 y desde el grado cero hasta once, “sin excepción alguna. Se incluyen los gastos de matrículas, pensiones, carné y grados”, dijo la Ministra.

Aún así, y reconociendo que el Gobierno ha ampliado cada vez más la cobertura, el vicerrector de la Universidad del Rosario, Alejandro Venegas, sostiene que estos esfuerzos deben ir acompañados de metas en calidad, “con un profesorado idóneo, herramientas pedagógicas, mecanismos e instrumentos aptos para que ese profesorado pueda cumplir su función”.

A lo anterior se añade que la cobertura debe ampliarse al tema de infraestructura, en la que cada niño cuente con los medios tecnológicos para acceder a una educación que le dé una visión global de acción, y que además supere a todo nivel las barreras de acceso para las regiones.

Para Rosa Julia Guzmán, directora de la Maestría en Pedagogía de la Universidad de la Sabana, la cobertura es condición necesaria pero no suficiente para una completa educación.

“Esta debe ser incluyente, porque más allá de pasar las puertas de la escuela debe haber un proceso pedagógico capaz de incluir a todos los niños, brindándoles una educación con las posibilidades de éxito y herramientas adecuadas para cada alumno, dependiendo de sus características económicas, sociales, de entorno y vida.

INMEDIATEZ EN EL CONOCIMIENTO Y LA COMBINACIÓN DE DISCIPLINAS ES EL FUTURO

En un análisis de la academia, los intelectuales y el Estado se definió que la formación, incluso desde los primeros años, debe estar enfocada en las posibilidades y fortalezas del entorno, respondiendo a los retos no sólo individuales, sino de la comunidad, la región y el país.

Trabajando en ello, el Estado ha diseñado proyectos productivos y de emprendimiento para los profesionales jóvenes, entregándoles desde ya, una herramienta para la creación.

De allí que Alejandro Venegas diga que: “creo razonablemente que la brecha del ingreso a la educación superiror se irá acortando más y más”.

Ahora bien, la generación de hoy y venidera es ‘nacida digital’, por lo cual, aunque nunca llegue el día en el que la tecnología reemplace al aula o al maestro, esta sí será una herramienta básica para adquirir conocimientos. La inmediatez en la información a través de iPods, iPhones o celulares irá desplazando el contacto con las enciclopedias y los libros físicos. Los medios audiovisuales serán los protagonistas.

En lo que respecta a las carreras que en 20 años elegirán los jóvenes, dice Venegas estarán marcadas por la innovación y “serán disciplinas diferentes a las tradicionales, pero eso sí pensando en que sean integrales y de calidad e impacto”.

Anota también que serán las carreras que les generen “mucho entusiasmo”, como las humanidades o la profundización o combinación de diferentes disciplinas tradicionales.

“Habrá un equilibrio entre el conocimiento de las disciplinas como son hoy y el florecimiento de áreas combinadas como tecnología con matemática y los sectores humanísticos”.

Astrid López Arias

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido