‘Tarifas de energía deben apoyar estabilidad del sistema’

El ministro Sergio Díaz-Granados destacó ayer en Cartagena las bondades del estudio del sector energético, cuyo énfasis es el fortalecimiento en la regulación.

‘Tarifas de energía deben apoyar estabilidad del sistema’

Archivo Portafolio.co

‘Tarifas de energía deben apoyar estabilidad del sistema’

POR:
octubre 10 de 2013 - 11:53 p.m.
2013-10-10

Lograr una mayor estabilidad del sector mediante una regulación competitiva y unas exenciones tributarias acordes con lo que requiere el sistema energético para promover la autorregulación, forman parte de las recomendaciones que contempla el estudio “Competitividad en la cadena de prestación del servicio de energía eléctrica”, que el ministro de Comercio, Industria y Turismo (MinCIT), Sergio Díaz-Granados, promueve en algunas regiones. Así lo hizo ayer en Cartagena ante empresarios costeños.

La receta de menos impuestos y más regulación son la principal apuesta del Gobierno para cumplir el reto que se ha fijado de bajar hasta en 20 por ciento la tarifa del kilovatio/hora para la industria, que es alta frente a la de otros países de la región.

Con ese propósito, el Ministro viene socializando en el país el referido estudio, que contempla 30 recomendaciones para hacer más competitivos los precios de la electricidad y, por ende, que tendría incidencia en la estructura de costos de la industria. Entre estas, que también fueron expuestas ya ante empresarios de Medellín, hay unas que tienen que ver con la regulación y estructura de mercado, las tarifas que se aplican en Colombia comparadas con otros países y recomendaciones para reducir gravámenes al sector.

Según Díaz-Granados, si las recomendaciones se aplican en los tiempos propuestos, las tarifas de la energía podrán reducirse entre 8 y 10 por ciento. También destacó que es la primera vez que se logra un estudio en el que primó la efectividad de la alianza entre públicos y privados –el Gobierno financió el 50 por ciento y el resto, los gremios del sector–.

El estudio se motivó por la baja competitividad que en el 2009 vivía la industria: caída en el crecimiento de la producción y el empleo, revaluación del peso, sobrecostos en las electricidad y una posibilidad no muy clara de acceso a nuevos mercados.

Siga bajando para encontrar más contenido