La tasa de cambio y los aranceles afectan exportaciones de banano

A pesar de que el 65,4 por ciento de banano colombiano va a la Unión Europea, donde tiene una gran receptividad por su calidad y por la presentación de la fruta; es precisamente con ese continente donde hay más problemas para la exportación, por el tema de los aranceles.

Finanzas
POR:
febrero 16 de 2016 - 06:58 p.m.
2016-02-16

Según Roberto Hoyos Ruiz, presidente de la Asociación de Bananeros de Colombia, Augura, gremio que representa al ciento por ciento de los productores exportadores, “desde hace varios años se han venido buscando fórmulas de acercamiento y los europeos han manifestado ya, en varias ocasiones, su interés por buscar un punto de entendimiento, pero no se ha consolidado”. Colombia paga 176 euros de arancel por tonelada métrica, mientras que los países ACP, que son las antiguas colonias del África, el Caribe y el Pacífico entran libre de arancel a todo el mercado europeo, lo que afecta considerablemente la presencia del banano colombiano en ese continente. El objetivo de los bananeros colombianos es llegar a 75 euros, que era lo que se pagaba antes de la Unión. Hoy, los países latinoamericanos, particularmente Colombia, Costa Rica y Ecuador, que son los líderes en las exportaciones, especialmente a ese continente, están tras una fórmula de acuerdo con la Unión Europea que les permita ser más competitivos en esa región, a pesar de que otros mercados como el de Estados Unidos ha ido creciendo en los últimos años. A este tropiezo que los bananeros han ido manejando por los canales diplomáticos con la Organización Mundial de Comercio, se suma el de la tasa de cambio. En los últimos cuatro años, dice Hoyos, la tasa de cambio para los sectores exportadores y en especial para el bananero, el floricultor y otros renglones empresariales como las confecciones, fue muy difícil. Gracias a que el Gobierno Nacional generó unas políticas puntuales para los exportadores, con unas líneas de crédito blandas, y unos incentivos al control de la sigatoca, de las 44 mil hectáreas sembradas, hoy no habría ni la mitad en producción, afectando a una industria que genera más de cien mil empleos para familias de Urabá y Magdalena. El banano en cifras No obstante estas dificultades, en el 2008, las exportaciones colombianas de banano, según Augura, ascendieron a 100 millones de cajas de 18,14 Kg., por valor de 676 millones de dólares, con crecimientos de 11,10 por ciento en volumen y 25,85 por ciento en valor, respecto del 2007, cuando se exportaron 90 millones de cajas por valor de 537 millones de dólares. Una razón que influyó para el aumento de la producción fue el clima en la región de Urabá que prevaleció durante casi todo el año. Adicionalmente, el sector bananero se vio beneficiado por el tipo de cambio, sostiene el dirigente gremial, pues la tendencia revaluacionista del peso frente al dólar comenzó a revertirse desde comienzos del segundo semestre del año. Además, la productividad promedio se situó en 2.245 cajas por hectárea, notoriamente superior a la observada en 2007, cuando fue de 2.006 cajas/ha/año, jalonada principalmente por la mejora en la productividad en la región de Urabá. Por comercializadoras, Unibán es la de mayores exportaciones, al vender hacia el exterior 34,6 millones de cajas de banano y participar con el 34,59 por ciento del total exportado por Colombia. Le siguen Banacol, con 26,2 millones de cajas y una participación del 26,18 por ciento; Tecbaco, con el 8,28 por ciento y 8,3 millones de cajas, y Banafrut, con una participación del 7,15 por ciento. Los grandes consumidores de la fruta colombiana son, en su orden, Bélgica (puerto de entrada a la Unión Europea y a otros países de Europa) con una participación del 32,41 por ciento; Estados Unidos, con 25,70 por ciento, y Alemania, con el 16,03 por ciento. En total, la Unión Europea participó con el 65,34 por ciento de las exportaciones colombianas, representadas en 65,4 millones de cajas. Otra variedad competitiva Colombia también compite en los mercados internacionales con la producción de plátano. Las exportaciones colombianas aumentaron en 3,53 por ciento en volumen y 10,18 por ciento en valor frente al 2007, al pasar de 4,8 millones de cajas de 23,24 Kilogramos por valor de 38,9 millones de dólares a 5 millones de cajas por valor de 42,9 millones de dólares. El principal país comprador de este producto colombiano es Estados Unidos, hacia el cual se exportaron 3,9 millones de cajas en el 2008, que representan el 77,54 por ciento del total. El segundo es Italia, con una participación del 9,54 por ciento. ACUERDOS COMERCIALES Hoy por hoy, sostiene el presidente de Augura, “tenemos más de 800 barcos que al año van desde Urabá a los mercados de Europa y los Estados Unidos, mediante una logística portuaria que cada vez es más eficiente y más productiva. Ese conocimiento nos permitirá afianzarnos en un mercado de tratados de libre comercio para prestarles servicios a otros sectores productivos de desarrollo empresarial”. Sin embargo, en temas de infraestructura, la construcción de la doble calzada a Urabá le brindará buenas posibilidades a la región bananera, como una zona estratégica para el país en materia de exportaciones, y de competitividad para los temas de acuerdos comerciales. Así mismo, en los países del sur del continente con los que Colombia ha suscrito acuerdos comerciales, los bananeros están buscando nuevas posibilidades de mercado, procurando ampliar sus relaciones, sin desconocer que Ecuador es el gran abastecedor de estos mercados. NUEVA FUENTE DE BIOCOMBUSTIBLES Al finalizar este año, los bananeros le van a dar una buena noticia al país sobre energías alternativas: pondrán en funcionamiento una planta piloto para la generación de biocombustibles a partir del banano. Así lo dio a conocer el presidente de Augura, Roberto Hoyos Ruiz: “Estamos en el proceso de un estudio de prefactibilidad para el montaje de una planta de biocombustibles a partir del banano de rechazo, que no se exporta, y en general de toda la estructura de la mata como tal”. Además, dijo, “iniciamos con la siembra de unas variedades que no son de consumo humano, pero que generarían alternativas de energía importantes. En este proceso llevamos cinco meses y en cuatro meses más, aproximadamente, tendremos la primera cosecha para este plan piloto de biocombustibles”. El objetivo es utilizar, adicionalmente, cerca de 300 mil toneladas que hoy no se exportan, porque no cumplen los requisitos o porque se averió en el manejo del corte. La gran central de producción será la región de Urabá, donde ya se tiene tentativamente un lote donde se hará la instalación de la planta piloto. WILABR