La tasa de cambio está cada vez más ‘brincona’

La volatilidad -el cambio muy brusco en poco tiempo en el precio del dólar- es hoy la nueva reina en el mercado cambiario, el cual se ha convertido en una completa incógnita para los operadores, que confiesan no saber para dónde va la divisa. Desde el 20 de junio pasado, cuando el Banco de la República decidió fortalecer sus intervenciones para evitar que la divisa cayera más (estaba en 1.652 pesos), la tasa de cambio ha venido registrando unas fluctuaciones gigantes, que para muchos analistas son más dañinas que la misma revaluación.

POR:
julio 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-08

Mientras que en el 2007 la volatilidad promedio del dólar (que se mide como la diferencia entre el precio máximo y el mínimo que alcanza en una jornada cambiaria) fue de 17,95 pesos, este año va en 21,84 pesos, pero si se tiene en cuenta solo lo que ha sucedido del 20 de junio para acá, esa volatilidad sube a 62,15 pesos. La jornada de ayer no fue la excepción. El mercado abrió a la baja y una hora después de haber arrancado, el precio del dólar estaba en 1.693,32 pesos, luego empezó a recuperarse y a las 12 del día estaba en 1.775,49, después volvió a caer, aunque moderadamente. Como resultado, la volatilidad fue de 82,17 pesos y la tasa promedio (que sirve para fijar el valor oficial del dólar) quedó en 1.720,4 pesos, cayendo 28,03 pesos. “Es muy difícil explicar qué fue lo que pasó, una razón podría ser la volatilidad que experimentaron ayer los mercados externos ante noticias negativas de la economía estadounidense, pero en general lo que se ve es que los operadores están incómodos y con mayor aversión al riesgo”, opina Julián Pino, analista de Interbolsa. Andrés Ortiz, de Global Securities, tiene la misma posición. “No hay nada concreto, ninguna razón clara para esas bruscas fluctuaciones del dólar. En el caso de ayer el movimiento fue muy similar al de los índices accionarios internacionales, que como el Dow Jones, arrancaron bien, luego perdieron terreno y después se volvieron a recuperar”, sostiene, y agrega que el mayor problema es que el mercado no tenga tendencia. Por el contrario, Germán Verdugo, analista de Correval, si se arriesga a dar una explicación para los vaivenes del billete verde y se los atribuye a la decisión del Banco de la República de haber suspendido sus mecanismos automáticos de control de volatilidad hasta el 8 de agosto. “Cuando no hay un techo, ni un piso, los operadores se van para arriba y para abajo, porque saben que con eso pueden hacer ganancias o recuperar las pérdidas en caso de que las tengan. Así mismo utilizan cualquier noticia para mover el mercado”, sostiene. Los expertos consultados consideran que la ‘brincadera’ del dólar se mantendrá por unos días más, por lo menos hasta cuando se unifiquen las apuestas con respecto a la decisión que tomará el Emisor en su próxima junta, que está programada para el 25 de junio. ACCIONES Y TES TAMBIÉN A LA BAJA Si por el lado del dólar llueve, por el de las acciones y los títulos de deuda pública (TES) no escampa. En general, casi todos los activos que se cotizan en bolsa están afectados por el crecimiento de la inflación (que va en 7,18 por ciento) y las expectativas de una nueva alza de intereses por parte del Emisor. Ayer, el índice Igbc perdió un 1 por ciento y quedó en 9,135.33 unidades. Estuvo afectado por la baja de los índices de Wall Street, así como por un menor precio del petróleo, lo que afectó a la acción de Ecopetrol, que es la que más pesa en el cálculo del indicador. Igualmente, las tasas de los TES cerraron al alza, el rendimiento del papel que vence en julio del 2020 cerró en 12,697 por ciento, subiendo 4 pbs. WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido