Tasa de pobreza congelada en 45,1% desde junio del 2006 volverá a conocerse el mes entrante, informó el Dane | Finanzas | Economía | Portafolio

Tasa de pobreza congelada en 45,1% desde junio del 2006 volverá a conocerse el mes entrante, informó el Dane

La entidad revelará cifras actualizadas sobre pobreza en el país. Los datos darán un salto de 24 meses y difícilmente se podrá reconstruir el segundo semestre de 2006 y todo el 2007.

POR:
septiembre 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-23

La cifra de pobreza adquiere más relevancia en vísperas de que se inicien los trabajos en 10 departamentos para renovar el Sisbén, que es una clasificación de los colombianos susceptibles de recibir subsidios oficiales.

Nadie se atreve a apostar por el dato que se conocerá en octubre. El director adjunto de Fedesarrollo, Mauricio Santamaría, señala que los altos crecimientos de la economía desde el 2006 -con una fuerte desaceleración en el primer semestre del 2008- aumentaron los ingresos de la población y, por lo tanto, tienden a reducir la pobreza.

Sin embargo, le preocupan, como a algunos sectores del Gobierno, los efectos negativos que haya podido tener -en el último año- el aumento de los precios de los alimentos sobre la población que vive en extrema pobreza.

Por no hablar del incremento del desempleo (que fue del 12,1 por ciento en julio), que podría afectar los ingresos de los hogares y hacer retroceder el nivel de calidad de vida alcanzado por algunos de ellos.

A lo anterior se suma la desaceleración de la economía en el primer semestre del año (4,1 por ciento frente a un crecimiento de 8,25 por ciento en el mismo periodo del 2007), que ha hecho saltar las alarmas en algunos sectores de opinión y gremios, pues puede empeorar la situación de quienes ya están mal.

El panorama es menos halagador con el anuncio del Gobierno de reducir de 5 a 4 por ciento sus expectativas de crecimiento del PIB para este año, cuya lectura es que no habrá mejoras en el empleo ni en los ingresos de los hogares.

El golpe de los alimentos

Desde mediados del año pasado, la inflación apuró su ritmo de crecimiento hasta terminar en 5,69 por ciento. Uno de los rubros de la canasta familiar que más subió fue el de los alimentos: 8,51 por ciento en el total nacional y 8,46 para los hogares de ingresos bajos.

Estos últimos dedican el 41,42 por ciento de sus gastos a alimentarse. En cuanto a los indigentes, su canasta está compuesta solamente por comida y no existen cifras que precisen qué tanto han sido afectados por los incrementos de precios.
"Por el desempeño de la economía yo esperaría que la pobreza general se haya reducido, pero debido a la inflación habría que ver qué ha pasado con la pobreza extrema", comenta Santamaría.

La inflación de los alimentos se ha frenado desde julio. Incluso fue ligeramente negativa en agosto, pero muestra un crecimiento de 8,37 por ciento entre enero y agosto en los hogares de ingresos bajos, para un acumulado de 17,5 por ciento en los últimos 20 meses.

Siga bajando para encontrar más contenido