'Tasas de interés en E.U. seguirán bajas por largo tiempo': Ben Bernanke

La economía de E.U. sigue débil y necesitará bajas tasas, pero la Reserva Federal (FED) está preparada para ajustar la política monetaria "en el momento adecuado", dijo Ben Bernanke al Congreso.

Finanzas
POR:
marzo 25 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-25

El presidente de la Reserva Federal, en un testimonio ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, dijo que el banco central tiene las herramientas para revertir "el nivel actualmente muy elevado de estimulo monetario".

Desde que comenzó la recesión en diciembre de 2007 la Reserva Federal ha volcado más de un billón de dólares en la economía mediante diversos programas, y desde diciembre de 2008 ha mantenido por debajo del 0,25 por ciento la tasa de interés de referencia en E.U.

Bernanke dijo este jueves que cree que la hoja de balance de la FED debería retornar al nivel por debajo del billón de dólares que tenía antes de que el banco central pusiera en marcha sus programas de emergencia, de cara a la peor recesión desde la Gran Depresión de los años 1930.

Desde que la actividad económica retornó al crecimiento a mediados de 2009, después de cuatro trimestres consecutivos de contracción, numerosos analistas han señalado el peligro de que el estímulo monetario provoque una inflación acelerada. Pero el ritmo de inflación se ha mantenido muy moderado, y la reactivación económica no ha mellado mucho un desempleo que se mantiene cerca del 10 por ciento en el ámbito nacional, y supera el 15 por ciento en algunos estados.

"A medida que la expansión madure, la Reserva Federal tendrá que ajustar las condiciones monetarias para impedir el desarrollo de presiones inflacionarias", dijo Bernanke. En cuanto a la situación fiscal Bernanke sostuvo que el déficit entre el 2013 y el 2020, estará entre 4, 5, 6 ó 7 por ciento del PIB.

FED implementa política expansiva

En reacción a la crisis financiera del 2008 que llevó a la quiebra de Lehman Brothers, la FED recortó las tasas de interés a casi cero por ciento. También se embarcó en un programa sin precedentes de compras de activos por más de 1,7 billones de dólares, que gastó en la compra de deuda hipotecaria y de bonos del Tesoro, en un intento por reducir los costos de endeudamiento.