‘Tecnología es la clave de la seguridad privada’

En el país debemos crear una cultura de seguridad empresarial y ese es un punto de partida importante. Hoy Colombia cuenta con 700 empresas de vigilancia legalmente constituidas, pero en el mercado pueden existir hasta 2.500.

Andrés Carrillo Baéz, gerente general de la firma Libertadora de Seguridad Ltda.

Archivo Portafolio.co

Andrés Carrillo Baéz, gerente general de la firma Libertadora de Seguridad Ltda.

POR:
octubre 26 de 2013 - 12:37 a.m.
2013-10-26

El gerente general de la firma Libertadora de Seguridad Ltda., Andrés Carrillo Baéz, dice que en el país falta crear cultura de seguridad por medio de la tecnología e implementación de la gestión de riego y la inteligencia corporativa.

La compañía prevé ingresos este año por 12.000 millones de pesos, con un crecimiento de 20 por ciento respecto al 2012, y un aumento similar para el 2014.

¿Qué lo ha mantenido en un mercado tan competido?

La clave es la innovación y la evolución en todo aspecto.

Ahora utilizamos los medios tecnológicos, hemos querido que la seguridad sea integral, este es un proceso de evolución constante.

Inicialmente fue con la profesionalización del personal del recurso humano y hoy tenemos un departamento de electrónica en el que hemos innovado en toda la parte de domótica e inmótica para que las personas puedan interactuar con la tecnología de una manera cómoda y confiable.

Evolucionamos, ampliando el mercado a compañías que requieren servicios de poligrafía, consultoría en seguridad, estudios de confiabilidad, rastreo en tiempo real por GPS.

Por ejemplo, estamos en la capacidad de rastrear en tiempo real el transporte de un contenedor enviado desde la China.

¿Qué es domótica y qué es inmótica?

La domótica es un conjunto de tecnología de punta capaz de automatizar una vivienda, la cual, puede ser gestionada remotamente desde un teléfono inteligente, y con la inmótica se incorporan sistemas de gestión técnica automatizada aplicada a las empresas, tecnología para el diseño inteligente de un recinto.

¿Entonces la tecnología está desplazando al vigilante?

En lo absoluto, aunque el cliente se vuelve más exigente y quiere mejores servicios, la seguridad electrónica es un complemento de la seguridad humana.

Nunca se acabará el vigilante, pero este tiene un llamado a profesionalizarse.

¿La seguridad es un negocio rentable en Colombia?

En el 2012 facturamos cerca de 10.000 millones de pesos y un buen porcentaje de los ingresos los destinamos a investigación y desarrollo.

Para lo que queda del 2013 y 2014 tenemos previsto crecer la operación alrededor de un 20 por ciento.

¿Qué otros planes tienen?

Si nos remontamos 20 años los clientes querían un vigilante que estuviera parado en una portería y cuidara a sus alrededores.

Hoy, ese concepto ha evolucionado a una gestión de riesgos e inteligencia corporativa y estamos trabajando en esto.

Colombia tiene todo el potencial para aplicar estos conceptos tanto en entidades privadas como públicas.

¿Cuántas empresas de vigilancia hay en Colombia?

Legalmente constituidas no pasamos de 700, pero si observamos con detalle, el mercado puede llegar a una 2.500 aproximadamente.

Eso quiere decir que las 1.800 restantes son informales.

¿Los colombianos invertimos en seguridad lo necesario?

Los colombianos tenemos un dicho ‘bueno, bonito y barato’.

Aparentemente contratan una compañía que está bajo el control de la Supervigilancia, pero en muchos casos no es así y los problemas vienen después.

Cuando la seguridad sea percibida como una inversión y no como un gasto, el panorama será otro.

Por lo general muchas organizaciones desconocen los riesgos reales que tienen en cuanto a la gestión de seguridad como empresa y su gestión de seguridad física o privada.

En ese sentido, hemos querido innovar en cuanto al departamento de inteligencia corporativa, tratando de unir dos conceptos, seguridad pública y privada.

¿Cómo convencen a los empresarios para que inviertan en seguridad?

Es un reto interesante. Debemos crear una cultura de seguridad empresarial y ese es un punto de partida importante.

En el día a día, los empresarios vivimos riesgos reales y nos falta una mayor cultura de seguridad entre todos los jugadores del sector, que se metan en la inteligencia corporativa y la gestión de riesgos.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido