Telecomunicaciones, un salto a la prosperidad

El sector de las telecomunicaciones es hoy uno de los más importantes motores de crecimiento y competitividad del país.

POR:
mayo 04 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-04

El buen entorno y las condiciones para hacer negocios en Colombia impulsaron esta industria, que para el año 2010 -junto con el sector transporte y almacenamiento- creció un 4,8%, aportando un 7,5% del PIB. Pero también aportaron a ese crecimiento las decisiones estratégicas tomadas a principios de los años noventa, en las que se promovió la inversión privada en el sector, permitiendo el ingreso de capitales nuevos. Junto a ello, se dio la apertura a nuevas tecnologías y servicios como la telefonía móvil. A pesar de que el país llegó tarde a esta apertura de inversión y tecnología, pues países como Brasil, Argentina, Chile y México habían dado una década atrás los pasos necesarios en ese sentido, Colombia, gracias a la inversión privada, logró no sólo ponerse al día, sino marcar un camino y estar hoy a la vanguardia en materia de telecomunicaciones. Las primeras inversiones en el campo de telefonía móvil, por ejemplo, crecieron a finales de los años noventa, e inicios del 2001, un 61%. Además, la inversión en infraestructura del sector también creció vertiginosamente. Pero lo que más impulsó el crecimiento, fueron las inversiones hechas durante la década pasada, que superaron los 6 mil millones de dólares. Hoy, Colombia tiene una de las infraestructuras de redes y servicios más importantes de América Latina, con redes de nueva generación -el país cuenta con tecnología GSM, usada por el 81% de las conexiones a nivel mundial- que permiten servicios convergentes. El crecimiento de la telefonía móvil y el Internet nos sitúan como número uno en materia de infraestructura de telecomunicaciones, incluso por encima de Brasil, Argentina, Perú, México y Chile. Colombia tiene más de 44 millones de usuarios de telefonía móvil, y crece velozmente en la penetración de Internet a niveles del 37% anual, impulsado especialmente por el acceso a Internet móvil en un 77%. La importación de equipos, la capacidad instalada y el soporte, así como los niveles de cobertura y penetración, han permitido que sea un sector en permanente crecimiento. El aporte a la competitividad del país es claro, en la medida en que la mejor infraestructura en el sector de telecomunicaciones es una variable clave para la llegada de otras industrias. La telefonía móvil ha sido el impulsor de este desarrollo, y al igual que el Internet, mantienen un crecimiento sostenido, aún con amplias posibilidades de desarrollo. Frente a la infraestructura de otros sectores como vías, puertos o aeropuertos, el de telecomunicaciones, como dicen en atletismo, picó en punta. Uno de los retos más importantes para continuar esta línea de desarrollo lo tienen hoy los reguladores y el Estado. Es importante que el Gobierno continúe con la promoción de la inversión del sector, así como la estructuración de la regulación del mercado, que consolide la convergencia como su más importante reto en el corto y mediano plazo. Pero también es necesario, desde el Estado, fortalecer la infraestructura básica que permite el funcionamiento de los servicios de telecomunicaciones, tal como lo es, lograr que el espectro electromagnético (conjunto de ondas electromagnéticas que se propagan por el espacio y dentro de las que se mueven las frecuencias de comunicaciones) pueda ampliarse para que los operadores mejoren su cobertura y velocidad de banda ancha y se facilite la prestación de servicios convergentes. Para tal fin, el Gobierno puede fortalecer el trabajo de la Agencia Nacional del Espectro y, lo más pronto posible, definir un moderno plan que organice el espectro y permita que sus usuarios se mantengan a la vanguardia en la infraestructura de comunicaciones. Durante los últimos años, Colombia ha subido en sus calificaciones de competitividad, como lo señalan los últimos estudios del Foro Económico Mundial, y uno de los grandes componentes que impulsa este avance ha sido el crecimiento del sector y del acceso y masificación de las telecomunicaciones al alcance de todos los colombianos. Si bien la infraestructura de telecomunicaciones del país es una de las más avanzadas, y Colombia es líder regional en la materia, es fundamental continuar promoviendo su desarrollo e impedir que caiga en atrasos que terminen cortando el impulso de la inversión y frenen el acceso que hoy los colombianos tienen a servicios de alta velocidad, tecnología y los beneficios de unas telecomunicaciones modernas.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido