Televisión privada, 10 años al aire

Con un nivel de audiencia impensable en sus comienzos y un alto reconocimiento internacional por la calidad de sus producciones, la televisión privada colombiana celebra su primera década de operaciones. Los canales RCN y Caracol empezaron a emitir su señal de prueba en julio de 1998 y sólo necesitaron de unos meses para colocarse al frente del rating, que en esa época disputaban con los canales públicos Uno y A (el primero se mantiene y el segundo se convirtió en el Canal Institucional a inicios del año 2004).

POR:
julio 25 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-25

Para entrar a este negocio los privados desembolsaron cerca de 600 millones de dólares (más de un billón de pesos), que fueron destinados al pago de las licencias adjudicadas en 1997 por la Comisión Nacional de Televisión (Cntv), al montaje de su infraestructura y al capital de trabajo necesario para poner en marcha el proyecto. Diez años después su señal no solo es distribuida a nivel nacional por una red conjunta de 124 estaciones, sino que llega a numerosos países mediante los diversos sistemas de televisión por cable y satélite. Incluso, tras su consolidación en el mercado local, Caracol se hizo con la propiedad del Canal 8 del sur de Florida, que atiende el mercado de la audiencia hispana en esa zona de Estados Unidos. Aunque la TV privada generó todo un revolcón en la manera de hacer y ver televisión en el país, es claro que sus mayores éxitos corren por cuenta de la producción de las tradicionales telenovelas. Hoy se recuerdan numerosas producciones que fueron un éxito en el país como Yo soy Betty la fea, Pedro el escamoso, Pasión de gavilanes, La baby sister y Pura sangre, y que luego replicaron sus logros en el mercado internacional con importantes niveles de aceptación. Solo hay que recordar que Betty, creada por Fernando Gaitán, fue vendida por el canal RCN a más de 80 países, y como si esto no fuera suficiente ya ha sido adaptada a idiomas como inglés, ruso, alemán, árabe, hindú y chino, entre otros. Precisamente, la versión estadounidense de esta producción es transmitida en la actualidad por la cadena ABC. El Canal RCN reúne ya más de un centenar de premios nacionales e internacionales por cuenta de ‘La fea más bella’, como se denominó a la versión mexicana. Pero la fea no es la única que ha corrido con tanta suerte. Hay que recordar que Pedro el escamoso fue vendido por Caracol en más de 20 países, y se han hecho versiones de esta producción en lugares como México. Por cuenta de éxitos como estos, los canales privados se ganaron el reconocimiento internacional necesario para que gigantes internacionales del negocio de la televisión como Telemundo, Univisión-Telefutura y Televisa decidieran aliarse en el desarrollo de nuevos proyectos. Incluso, el buen momento de la producción televisiva colombiana condujo a FOX International Channels, filial del conglomerado estadounidense de medios News Corp., a la compra del 51 por ciento de la productora nacional Telecolombia, para fortalecer su posición en el mercado de producciones originales en español. La nueva empresa fue denominada FOX Telecolombia. LOS RETOS DEL FUTURO PARA LOS CANALES PRIVADOS Sobre lo que sucederá en los siguientes 10 años de concesión poco se puede vaticinar, lo que sí está claro es que los canales privados no solo tienen el reto de pelearle la audiencia a la televisión por suscripción -que ya cuenta con una penetración del 70 por ciento en el país-, sino al tercer canal privado que será adjudicado en el primer semestre del próximo año. Además, es evidente que Internet sigue ganando terreno en el campo del entretenimiento, en especial, entre los más jóvenes. A propósito del tema, un estudio elaborado por la Asociación Colombiana de Investigación de Medios (Acim) reveló en abril pasado que los colombianos están dejando de ver televisión y de dormir por estar conectados a Internet en sus hogares. El estudio señala que la actividad más realizada por los internautas nacionales (89 por ciento) es revisar el correo electrónico, seguida por el uso del programa de mensajería instantánea Messenger (77 por ciento) y la lectura de noticias (72 por ciento). WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido