Los televisores juegan su propio partido

Nunca antes la familia Pérez Gamboa había estado tan de acuerdo con una compra de un electrodoméstico para la casa como el sábado pasado, que incluso ameritó que fueran todos juntos al almacén: un televisor nuevo.(VER CUADRO: TELEVISORES PLASMA VS LCD)

POR:
mayo 06 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-06

Fueron casi dos horas mientras se decidían por el plasma o el de pantalla líquida. A Alejandro, de 16 años, y a Ricardo, el papá, les encantaba el plasma. “Uyyy, para los partidos del Mundial está buenísimo”, dijeron, y Ana María, de 20, fanática de este deporte, los secundó. Pero Marta, la mamá, alegaba que era muy grande para el estudio. Y Juan Camilo la apoyó. “Después del Mundial, qué, para una película de vez en cuando.” En definitiva, se llevaron uno de pantalla líquida o LCD de 32 pulgadas. Historias como ésta se están viendo a diario en los almacenes de grandes superficies o especializados en electrodomésticos. “Los que más preguntan y saben son los hombres. Si es una mujer la que lo va a comprar, viene acompañada de un señor que la asesora”, dice un empleado de un almacén de electrodomésticos. FIEBRE DE FÚTBOL Hombres o mujeres o familias enteras, no importa. La fiebre por estos aparatos está creciendo porque las personas buscan cada vez mejor tecnología y más definición de la imagen. Adicionalmente, el diseño de estos aparatos seduce a más de uno, pues a penas tienen ocho centímetros de profundidad frente a los 45 o 55 de cola que tienen los convencionales. Y la tentación de colgarlos en la pared también es grande. Claro que hay que tener en cuenta que el Mundial de Fútbol próximo, ha ayudado a subir un poco más la temperatura por ellos. “En televisores de plasma, por ejemplo, esperábamos un crecimiento de ventas del 200 por ciento este año, pero ya vamos en un 500 por ciento básicamente por el Mundial”, comenta Nicolás Isaza, de ventas de LG. Ver jugar a Beckham, Ronaldinho o Zidane en sus respectivas selecciones nacionales ha hecho que en muchos hogares hayan decidido actualizar el televisor así implique invertir una platica, porque éstos aparatos pueden costar entre 2 y 15 millones de pesos. Y eso que han bajado de precio. “Cuando llegó el primer plasma hace dos años y medio, uno de 42 pulgadas, costaba 15 millones de pesos. Hace un año y medio, iba en 9 millones, y hoy día están en 5 millones y medio. Pero no van a bajar más de ahí, ya se equilibra porque la demanda mundial ya se estabilizó. Cualquier variación dependerá más de promociones”, dice César Cardona, del departamento de productos de Samsung. La gran pregunta es cuál escoger: uno de plasma o uno de pantalla líquida. La respuesta es: depende. “Si la opción es tener un televisor grande, mejor los de plasma que vienen de 42 y 50 pulgadas. Si la cuestión es de dinero, están los LCD, que son más económicos y vienen entre 20 y 32 pulgadas”, agrega Cardona. EN LO QUE SE TIENE QUE FIJAR A LA HORA DE COMPRAR DATOS. La tecnología que manejan los dos son muy diferentes (ver gráfico). También debe fijarse en: * Brillo o la intensidad que tiene cada punto en la pantalla, lo que hace que la imagen se vea más clara. Entre más capacidad de brillo tenga, mejor. * Resolución, es la cantidad de puntos que tiene la pantalla, entre mas tenga más definición. * Contraste, es la relación entre el blanco y el negro en la pantalla y permite establecer qué tan real es el color. Hay que fijarse que el blanco de la nieve o de una nube se vea bien blanco, o el tono de la piel sea realmente rosado. “No importa tanto la ficha técnica. A la hora de decidir lo que tienen que hacer es ver los dos televisores, uno al lado del otro ojalá en el mismo canal, y comparar la imagen", aconseja Hugo Ocampo, del departamento de mercadeo de Panasonic. 10 o 20 años es la vida útil de un televisor de plasma y uno de pantalla líquida respectivamente. Eso equivale a 30 y 60 horas de uso. En promedio un televisor se prende 3 horas al día. Un detalle puede hacer la diferencia en la imagen Como la familia Pérez Gamboa, se puede demorar horas en tomar la decisión sobre cuál tecnología comprar. Cada uno tiene su pros y sus contras. Según los expertos, la relación precio-tamaño-calidad influye mucho, pero también hay que ver otros aspectos. - La pantalla de los televisores LCD absorbe los reflejos (no hay). Están hecha en plástico. La de los plasmas, por ser de vidrio, refleja elementos del alrededor. - En la oscuridad (sin una luz natural o de una lámpara en el cuarto), los televisores LCD no registran bien los colores oscuros, se ven opacos y se pierde detalle, por ejemplo, en una escena de terror. - Los plasmas tienen mejor definición del color y del detalle de las imágenes. - Los de pantalla líquida tienen mejor desempeño en cuanto a la velocidad de las imágenes en movimiento (como una carrera de carros) , es decir, los contornos son más delineados y no deja sombras. - Por el gas que tienen, los televisores de plasma pueden hacer ruido (como el de una nevera) en ciudades altas como Bogotá. Sin embargo, los modelos más recientes ya tienen controlado esto. - Hay que saber elegir el lugar dónde se va a poner el televisor para que no quede sobredimensionado. Si es muy pequeño el sitio y el aparato muy grande, puede cansar la vista porque no hay suficiente distancia con la pantalla. - Estos televisores consumen menos energía que los convencionales. - Algunas marcas tienen un dispositivo o chip que ayuda a mejorar la señal de televisión si viene con problemas de nitidez. - A los dos se les puede conectar toda clase de aparatos con los cables que se tienen (DVD, Xbox, cámara digital, etc.). - Por la competencia, las diferentes marcas están ofreciendo promociones como llevar un DVD ("para grabar los partidos") gratis o a más bajo precio, camisetas, balones de fútbol o rifas.

Siga bajando para encontrar más contenido