Tema de deuda corporativa: por dónde podemos empezar

Tema de deuda corporativa: por dónde podemos empezar

POR:
noviembre 01 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-01

Carolina Tovar Aragón Analista de Investigaciones Económicas A lo largo de 2007 el mercado de deuda corporativa ha sido el más afectado por los ajustes monetarios a nivel local y por la crisis del contexto externo. A partir del segundo semestre las colocaciones en el mercado primario prácticamente han desaparecido, mientras que los volúmenes de transacción en el mercado secundario han caído de manera sustancial. Más allá de las razones que usualmente se mencionan para explicar la crisis de la deuda corporativa (como la prohibición a las operaciones preacordadas, los límites de portafolio de los fondos de pensiones obligatorias y la baja liquidez del mercado secundario), existen dificultades estructurales detrás de este mercado que hoy limitan su desarrollo. La evolución reciente del mercado de deuda pública es uno de los elementos que se ha deteriorado, y que suele pasar desapercibido. En consecuencia, en la actualidad ésta se constituye en una fuerte debilidad para el mercado primario y secundario de deuda corporativa. En 2004 y 2005 cuando los mercados se encontraban eufóricos, la deuda pública funcionaba como un respaldo al desarrollo de la liquidez y de la deuda corporativa. En este contexto, el mercado se encontraba satisfecho con los volúmenes de negociación de renta fija, la evolución de la curva de rendimientos de los TES y los participantes en el mercado. Sin embargo, desde la crisis de los mercados en 2006 y ante la actual volatilidad en los mercados externos, ha salido a flote la necesidad de alcanzar un mayor desarrollo en el mercado de deuda pública, especialmente en lo referente a la liquidez de las emisiones existentes y a los demandantes de TES. Teniendo en cuenta que el mercado de deuda corporativa local es pequeño y que su mercado secundario no cuenta con la liquidez suficiente para proporcionarle tasas de interés indicativas a las nuevas emisiones, la evolución de la deuda pública se convierte en una referencia indispensable para los jugadores potenciales del mercado y para quienes ya participan. Si bien es cierto que con la decisión de la Nación de recomponer el saldo de endeudamiento público (reemplazando deuda externa por interna) y ante el surgimiento de referencias de largo plazo, el mercado de deuda pública alcanzó un desarrollo ejemplar, la actual crisis de los mercados ha dejado vislumbrar sus debilidades y su efecto sobre la demanda de los inversionistas. Entre enero y septiembre de 2007 el volumen promedio mensual de negociación de TES a través del SEN y el MEC se ubicó en 108 billones de pesos, mientras que en el mismo período de 2005 ascendió a 140 billones de pesos. Los volúmenes totales de transacción en el mercado secundario de deuda pública no son la principal preocupación en materia de liquidez. Actualmente las negociaciones de TES se concentran en solo dos referencias del mercado, lo cual elimina la opción de tener una curva de rendimientos indicativa. De hecho, en los últimos dos meses las negociaciones a través del SEN se han concentrado en TES mayo 2009 y julio 2020. Así, existe un vacío en la parte media de la curva de rendimientos, que finalmente es la más importante para las emisiones de deuda corporativa (las colocaciones de deuda corporativa usualmente tienen plazo entre 5 y 7 años). En lo referente a los jugadores del mercado de deuda pública, los principales demandantes son los fondos de pensiones obligatorias. A pesar de que esta condición se viene presentando desde hace varios años, hoy los agentes se enfrentan a una realidad en la que la volatilidad del mercado y el apetito por otros activos ha afectado la demanda de otros inversionistas, como los bancos, comisionistas de bolsa e inversionistas institucionales pequeños. En este contexto, la concentración de la demanda de TES en un jugador que en teoría le apuesta a las inversiones de largo plazo (como son los fondos de pensiones obligatorias), se convierte en un obstáculo adicional para impulsar la liquidez en toda la curva de rendimientos. En síntesis, los avances que el país había alcanzado hace unos años en el mercado de deuda pública y que eran un elemento a favor de la deuda corporativa, están observando un retroceso. Sin embargo, dada la preocupación de las autoridades económicas por el estancamiento del mercado de deuda corporativa, en Corficolombiana consideramos que los primeros pasos que se den para reactivar este mercado deben estar enfocados a recuperar el desarrollo de la deuda pública del que hace un tiempo gozamos.

Siga bajando para encontrar más contenido