El tema fiscal

El tema más amplio de una reforma tributaria estructural debe ser materia central del debate por parte de los candidatos a la Presidencia de la República.

POR:
enero 26 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-26

El tema fiscal ha vuelto a ser centro de atención de las autoridades económicas. De una parte, el Ministerio de Hacienda procedió, a mediados de enero, a revisar el Plan Financiero, a la luz de la evolución observada y prevista de los recaudos de rentas del Gobierno Nacional. De otra, por la vía de la Emergencia Social se elevaron las tarifas de los impuestos departamentales para el financiamiento de la salud. Además de estas disposiciones, el Gobierno, a finales de año, designó una comisión de distinguidos economistas para diseñar una regla fiscal para Colombia.

En lo que hace a la actualización del Plan Financiero, el Ministerio de Hacienda destaca que su manejo ha sido deliberadamente contracíclico, a la luz de la desaceleración en la actividad económica motivada por la crisis financiera internacional. No obstante, juzga que para el año en curso se deben aplazar algunas partidas del gasto público que habían sido aprobadas en la Ley de Presupuesto, con el fin de conseguir que el déficit del Gobierno Nacional no supere el 4,5 por ciento del PIB. De lo contrario, el desequilibrio resultaría superior, ya que los ingresos corrientes de la nación serán inferiores a los registrados en el 2009, en más de cuatro billones de pesos. La decisión parece prudente al evitar que el manejo fiscal se traduzca en aumentos de la demanda agregada que presionen la inflación interna. También luce adecuada desde la óptica de la economía política, pues le señala al país que el gasto público no será utilizado como herramienta del Ejecutivo para facilitar sus metas electorales, dado el ciclo político.

Dentro de los decretos emitidos en la Emergencia Social de la salud también se adoptaron medidas dirigidas a elevar los ingresos para hacer frente a la atención de servicios y medicamentos en el régimen subsidiado de salud. En el ámbito tributario, el Decreto 127 eleva al 14 por ciento la tarifa del impuesto al valor agregado a la cerveza y somete a la tarifa general del 16 por ciento a los juegos de suerte y azar. Asimismo, incrementa la tasa del gravamen al consumo de cigarrillos y tabaco elaborado, destinando un mayor porcentaje de su recaudo a los gastos de salud y, en el mismo sentido, reajusta la tarifa de los impuestos al consumo de licores.

Estas disposiciones se complementan con el Decreto 134, por el cual se modifica el Presupuesto Nacional del 2010, asignándose mayores recursos a la salud en un monto cercano a los 600 mil millones de pesos. Estas medidas tributarias evitan tener que recurrir al endeudamiento como vía del financiamiento de gastos indispensables de la salud y complementan acciones de tipo administrativo adoptadas en otros decretos de la Emergencia que buscan destrabar y flexibilizar el sistema interinstitucional de pagos de la salud en Colombia.

A estas disposiciones se suma la decisión del Gobierno de establecer una regla fiscal que busca complementar y fortalecer la Ley de Responsabilidad Fiscal adoptada en 2003, al dotar a la Cartera de Hacienda de una herramienta mediante la cual pueda establecer sus metas anuales, teniendo en cuenta la evolución del ciclo de la economía. La adopción de esta regla es sólo una de las medidas de carácter más fundamental en el ámbito de las finanzas públicas que debe acogerse en Colombia. El tema más amplio de una reforma tributaria estructural debe ser materia central del debate por parte de los candidatos a la Presidencia de la República y de preparación de proyectos de ley por parte de un grupo de especialistas antes del inicio de la próxima administración.

rjunguito@fasecolda.com

Siga bajando para encontrar más contenido