No temer al Decreto

No temer al Decreto

POR:
mayo 26 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-05-26

El segundo pilar de esta estrategia contra el desempleo y a favor de la productividad es el Decreto 1779. Desde el punto de vista de los empresarios, esa norma significa un motor de propulsión, ya que pueden ampliar a voluntad la cuota de aprendices en sus instalaciones sin afectar los actuales contratos de trabajo.

Si bien el Decreto establece que las primeras favorecidas con la medida serán las empresas que no hayan reducido, en los tres meses anteriores a la fecha en que solicitan al Sena la aplicación del beneficio, el número de empleados vinculados, ni reduzcan la nómina durante la vigencia de los contratos de aprendizaje, también aclara que las que se ven obligadas a recortar sus nóminas deberán reducir proporcionalmente el número de aprendices voluntarios que desean.

Esa protección a la nómina desvirtúa la posibilidad de pauperización del empleo. Lo que provoca el Decreto es una transición del joven en preparación, que se quiere dar a conocer en las empresas -un objetivo difícil de alcanzar, por ejemplo, para los muchachos que están en las calles-, a un trabajador con una relación laboral permanente, como ocurre en la mayoría de los casos de los aprendices Sena que llegan a las empresas.

Para efectos de la vinculación de aprendices Sena, el Decreto establece cuatro grandes grupos de empresas. Primero las que tienen entre 1 y 14 empleados, que podrán incorporar un número de aprendices que no supere el 50% del total de empleados de planta. Así se da impulso a la pequeña y mediana empresa, que en la actualidad no pueden contar con aprendices Sena.

Los otros tres rangos funcionarán así: las empresas que tienen entre 15 y 50 empleados (podrán vincular un número de aprendices que no supere el 40% del total de su planta), las de entre 51 y 200 trabajadores (que podrán hacer contratos de aprendizaje hasta con un número de aprendices que no supere el 30% de la nómina) y las de más de 200 empleados (que sólo podrán contar con tantos aprendices como el equivalente al 20% de su nómina).

Así, el Decreto 1779 cambia las proporciones del número de aprendices y empleados en las empresas, al modificar el parágrafo 1 y derogar el 3 del artículo 11 del decreto 933 de 2003, que limitaban la vinculación de aprendices Sena mediante contrato de aprendizaje.
 

Siga bajando para encontrar más contenido