Tendencias y realidades

Tendencias y realidades

POR:
noviembre 08 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-11-08

A partir del tercer trimestre del presente año las tendencias en materia petrolera se rompieron y entramos en el impensable segmento de los 90 dólares por barril. ¿Qué puede explicar este alocado comportamiento que tiene en vilo a la economía mundial? En primer lugar, hay que señalar que cerca del 70 por ciento de la oferta petrolera está en manos de los gobiernos, lo cual ha significado un importante cambio. Estos tienden a ser volátiles, más cuando se trata del tercer mundo. Su administración precaria e ineficiente da paso a la politización del suministro petrolero y a la corrupción, nueva y peligrosa arma en el enfrentamiento ideológico y de poder, como se viene comprobando en el caso de Venezuela, Irán, Nigeria y recientemente Rusia. Ello introduce elementos exógenos muy impredecibles. Aparece entonces la especulación que a manera de casino puede producir enormes ganancias o pérdidas y el mercado en consecuencia se convierte en algo extremadamente sensible, casi paranoico, alejándose de la realidad, como sucedió recientemente con la amenaza de Turquía a Irak. No obstante esta realidad y su peso cada vez mayor, es necesario detenernos en las variables básicas: la producción, la oferta y el consumo. En el período comprendido entre el 2001 y la primera mitad del 2006, los precios del petróleo se cuadruplicaron prácticamente, jalonados por un incremento acelerado en la demanda, hasta el 2005. Como consecuencia y por su efecto en los inventarios, la producción aumentó a partir de ese año a mayor ritmo que la demanda y esto generó la reducción de precios del 2006-07, los cuales cayeron abruptamente en la segunda mitad del año anterior y en los tres primeros trimestres del presente año, en un 2 por ciento por debajo del mismo período del 2006, a pesar del inicio de la escalada alcista del tercer trimestre último. Como es obvio, el comportamiento de los inventarios de los grandes consumidores juega un papel crucial, aclarando que en la medida en que dependan cada vez más de las importaciones y no del autoabastecimiento, la relación inventario precio se altera buscando asegurar mayores stocks. El consumo de los países industrializados representados en la Ocde viene contrayéndose desde el 2005 y ya en los primeros cuatro meses del 2007 estaba por debajo del mismo período de los dos años anteriores. En el caso de los países en desarrollo se desacelera en el mismo período. Las políticas implementadas por los primeros para reducir el consumo y los altísimos precios recientes contribuirán a reducir más el consumo, compensando la mayor demanda que el crecimiento económico mundial, puesto en tela de juicio recientemente, pueda generar. Por el lado de la dinámica de la oferta, más los efectos exógenos señalados, estaría la explicación de las alzas observadas en los precios. En efecto, la producción de petróleo viene del 2005 sistemáticamente cayendo desde su espectacular crecimiento del 2002, lo cual ha compensado la reducción en consumo. El agotamiento de las reservas de los E.U. y del Mar del Norte han llevado a que la Ocde haya disminuido su producción en 1,5 millones de barriles diarios en el 2004/05 y la Opep ha reducido la oferta en una cantidad igual, lo cual llega a 3 millones de barriles día. El incremento de los países en desarrollo, beneficiarios de estas reducciones, de 1 millón de barriles diarios, no ha sido suficiente para compensar la caída de la oferta.Todo ello dentro de un déficit de producción de 8 millones de barriles diarios aproximadamente. En noviembre se sabrá qué acción toma la Opep cuyas reducciones están beneficiando a otros, y con precios como los alcanzados lo único que hacen es desestimular más el consumo. Por eso, se dice que no hay mayores protestas por los consumidores, pues con ello se justifican los programas en marcha, que reducirán una dependencia, principalmente política, que atenta contra la seguridad nacional de la mayoría de ellos. Alberto Schlesinger V. Consultor privado En el período comprendido entre 2001 y la primera mitad del 2006 los precios del petróleo se cuadruplicaron”.

Siga bajando para encontrar más contenido