Tensión entre los vecinos produce incertidumbre

La integración comercial y la proximidad de las elecciones presidenciales son los aspectos sobre los cuales sigue girando la expectativa de los negocios y la inversión en el país.(VER GRAFICOS)

POR:
mayo 15 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-05-15

Por un lado, la crisis de la integración suramericana sumó un nuevo ingrediente la semana pasada, con la expresión de inconformidad del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula con su homólogo Hugo Chávez, a quien acusó de adoptar posiciones “antiintegracionistas”. Lula hizo un llamado al mandatario venezolano para que permita que cada país afronte soberanamente sus decisiones. Pero no sólo Chávez fue protagonista. El presidente de Bolivia, Evo Morales, ratificó la nacionalización de los hidrocarburos en su país, y les dijo a las empresas extranjeras que tienen inversiones en Bolivia en este sector, que no habrá indemnización por la expropiación, lo que indica que no recuperarán su dinero. Esta decisión se presentó en momentos en que los países andinos buscaban en Viena que la Unión Europea aceptara negociar un Tratado de Libre Comercio con las naciones del área (Ecuador, Perú, Colombia y Bolivia), excluyendo a Venezuela. Tal iniciativa, que finalmente fue aprobada el pasado viernes, estuvo pendiendo de un hilo, pues la UE condicionó la aprobación del inicio de las negociaciones al hecho de que Bolivia definiera si continuaba en el bloque andino. En el mismo tema de los acuerdos comerciales, hasta el cierre de esta edición (el viernes pasado), los negociadores colombianos del TLC con Estados Unidos no habían dado ninguna señal de acuerdo con sus homólogos estadounidenses, en la conciliación de las inconsistencias encontradas en los anexos de los textos del tratado. Este procedimiento llegó a tales niveles de complejidad que algunos sectores empezaron a hablar de que estas conversaciones eran prácticamente una nueva ronda, pues la diferencias en el tema agrícola parecían irreconciliables. Así mismo, los avances del Gobierno en su intención de iniciar la negociación de un TLC con Guatemala, generó reacciones negativas de los agricultores, quienes consideran que al ofrecer beneficios arancelarios a ese país, éstos se trasladarán a E.U. porque así quedó establecido en el TLC. De otra parte, sigue tenso el ambiente político por la proximidad de las elecciones presidenciales. El Indicador de la Confianza en Colombia se mantiene en el mismo nivel de hace una semana, es decir en 63 por ciento. "La conciliación de los textos del TLC con E.U. se convirtió prácticamente en otra ronda de negociación”.

Siga bajando para encontrar más contenido