Teoría económica y crisis mundial

Teoría económica y crisis mundial

POR:
julio 24 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-24

No hay duda que desde que se comienza a estudiar la ‘ciencia lúgubre’, como algunos califican a las ciencias económicas, la teoría neoclásica, salvo contadas excepciones, es la corriente fundamental sobre la que se basan las facultades de economía del mundo. Sus fundamentos y supuestos básicos se pueden resumir en las famosas frases célebres: ‘toda oferta crea su propia demanda’, ‘el ser humano es racional’, laissez-faire (dejar hacer), ‘la mano invisible del mercado’, ‘la inflación es un fenómeno puramente monetario’, ‘las expectativas racionales’, ‘la incertidumbre y la asimetría en la información’. Analicemos cada uno de estos supuestos y su papel en la crisis económica mundial. Si la demanda no puede pagar por la oferta, entonces no es cierto que toda oferta crea su propia demanda; conocida como la ‘Ley de Say’. Este supuesto quedó completamente desvirtuado con la crisis hipotecaria en Estados Unidos, la demanda representada por las familias humildes que trataron de comprar vivienda y no pudieron pagarlas es un ejemplo contundente de esto; es decir, aunque para toda oferta existe una demanda, no siempre ésta puede pagar por aquella. El mundo se preocupa por la crisis financiera, pero no se preocupa por la crisis social que se generó debido a la pérdida de las viviendas de millones de familias humildes en E.U.; situación que se replica en muchos países en el mundo, incluida Colombia. Aquí, aunque el sistema financiero fue el perjudicado y tuvo mucho de culpa, lo que falló fue el supuesto básico de que toda oferta crea su propia demanda. Muchas de las políticas económicas de los últimos años van hacia el impulso de la oferta, de las empresas, siguiendo la ‘Ley de Say’; esto incluye a Colombia con sus prerrogativas a las empresas inversoras. Pero, ¿qué hay de la demanda?, ¿qué hay de los incentivos a los consumidores? Ante las preocupantes perspectivas de recaudo de impuestos para este y el próximo año en Colombia y las prerrogativas sobre los impuestos por varios años a muchas empresas, entonces ¿a quién le cobrarán más impuestos? Con una demanda alicaída y con más impuestos al consumo no se soluciona el asunto. Entonces, ¿es posible eliminar exenciones? ¿Es posible cobrar impuestos a los grandes terratenientes? De ser posible, sería lo mejor. La ‘racionalidad humana’ es otro de los caballitos de batalla de la escuela neoclásica, el problema es que no se le puede pedir racionalidad a los complejísimos instrumentos financieros que reempaquetaron unas hipotecas en E.U. en papeles cuyos supuestos rendimientos eran exorbitantes; esto lo que provocó fue la ‘vaca loca’ financiera mundial. Entonces, ¿Es racional la especulación de los mercados de valores mundiales? ¿Están basados en alguna lógica del comportamiento del sector real? La racionalidad de la especulación mundial en las bolsas de valores es obtener ganancias rápidas con el menor esfuerzo posible, y el problema es que gran parte de esas altísimas ganancias que provienen de la especulación no retornan al sector real de la economía; están en cualquier ‘paraíso fiscal’ en el mundo. Fueron tan racionales los complejísimos instrumentos financieros, que se volvieron irracionales y hasta la fecha nadie los entiende. Por otro lado, está el laissez-faire o dejar hacer, el mercado lo puede todo; señor gobierno no se meta regulando los mercados que estos funcionan solos; pero de pronto llega la catástrofe, y el único que puede arreglar el asunto es el papá gobierno. En las buenas funcionamos solos, pero en las malas sí necesitamos de su ayuda; no hay problema los contribuyentes pagarán por nuestros errores en el futuro. La crisis mundial tarde o temprano la pagarán los contribuyentes de las siguientes generaciones. En este mismo sentido, a Adam Smith le debemos la famosa y siempre bien ponderada ‘mano invisible del mercado’; el problema es que cuando existen las crisis ¿a quién se le cobra si la mano que provocó esto es invisible? Los invisibles fueron los que causaron la tragedia, aquellos especuladores mundiales, que no tienen nombre, que están disfrutando de las ganancias en islas tropicales, mientras los gobiernos del mundo están que se pegan un tiro tratando de resolver el problema que causaron los primeros. Sólo uno que otro creador de esquemas Ponzi, que es la forma sofisticada de decir pirámides, como Madoff, Stanford y el criollo David Murcia, van a pagar por sus delitos. Esto lo que nos dice es que las mentes creadas para tumbar al prójimo no sólo son subdesarrolladas, ni tampoco las tumbadas. Sin duda gran parte del dinero que no podrán disfrutar estos personajes, debe estar también en paraísos fiscales o puede estar siendo usado por otros en las islas del Caribe. Otra frase famosa se la debemos a Friedman: “la inflación es un problema puramente monetario”, la inflación es de demanda, entonces controlemos la demanda con políticas monetarias contractivas; el problema es que la inflación del año pasado no era de demanda, era de oferta, los precios del petróleo, de los commodities, dígase materias primas, y el cambio climático fueron los causantes de gran parte de la inflación mundial; no es más sino mirar el Índice de Precios al Productor (IPP) de la mayoría de países del 2008, en gran de los casos fue superior que el IPC. La mayor parte de la inflación del año pasado fue de costos, como diría nuestro amigo Keynes. Los bancos centrales, incluido el de Colombia, aplicaron políticas restrictivas sobre la demanda cuando la inflación era de costos. Obviamente la demanda mundial cae, lo que presiona los precios de bienes finales a la baja, pero el Índice de Precios al Productor alto; lo que deja a las empresas con baja demanda y elevados costos; problema complicado que se traduce en desempleo mundial. Lo anterior, unido a la crisis financiera mundial es lo que tiene a la economía global en una recesión sin precedentes en ochenta años. Otro fundamento teórico muy conocido y estudiado en las facultades de economía son las ‘expectativas racionales’: con toda la información disponible en este momento vamos a predecir para el futuro y tomar las medidas adecuadas; esta es la traducción de las expectativas racionales. El problema es cuando la información disponible en este momento está equivocada o parte de supuestos erróneos, como le sucedió a la mayoría de bancos centrales en el mundo el año pasado cuando confundieron inflación de oferta con inflación de demanda y aplicaron políticas contractivas sobre la demanda. Además, cuando hay ‘incertidumbre’, la información presente no sirve de mucho para predecir el futuro. Por último, cuando los agentes económicos no tienen ni idea de donde están parados, entonces hay ‘asimetría en la información’; la mayoría de las familias pobres que se metieron a comprar casas en E.U. es posible que supieran que no iban a poder pagarlas y los organismos hipotecarios como Fredy Mac y Fanny Mae también es probable que supieran que las familias no iban a cumplir con sus obligaciones; pero los siguientes agentes que compraron los famosos papeles hipotecarios, disfrazados de complejísimos instrumentos financieros, no poseían esta información; si la hubieran tenido es factible que habrían evitado meterse en estos sofisticados papeles. También hay asimetría en la información, cuando las familias se meten en deudas y no tienen ni idea que la capitalización de intereses multiplica su deuda en forma exponencial. Esta es una de las causas por las cuales en Colombia se aprobó la reforma financiera y en Estados Unidos se están creando las agencias que protegen al consumidor y usuario del sistema financiero. ''Muchas de las políticas económicas de los últimos añosvan hacia el impulso de la oferta, de las empresas,siguiendo la Ley de Say; esto incluye a Colombia consus prerrogativas a las empresas inversoras. ALEJANDRO RAMÍREZ VIGOYA. Profesor de Macroeconomía, Universidad Militar '' Si la demanda no puede pagar por la oferta, entonces no es cierto que toda oferta crea su propia demanda.” '' La racionalidad de la especulación mundial en las bolsas de valores es obtener ganancias rápidas con el menor esfuerzo posible.” '' Cuando los agentes económicos no tienen ni idea de donde están parados, entonces hay ‘asimetría en la información.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido