De la teoría a la práctica: camino al aprendizaje | Finanzas | Economía | Portafolio

De la teoría a la práctica: camino al aprendizaje

Imagínese que está en su casa y se presenta un pequeño accidente. De inmediato, lo primero que se le viene a la mente es utilizar los elementos que cuidadosamente tiene acumulados en el botiquín (gasa, curitas, agua oxigenada, aspirinas, entre otros), pero si no sabe para qué sirven terminará dándole agua oxigenada a la persona convaleciente o poniendo algodón con gasa sobre una herida. Parece absurdo, pero lo mismo pasa cuando ese botiquín lo trasformamos en el cerebro y lo empezamos a llenar de conceptos valiosos llamados teorías, que le permiten tener una base sólida de conocimiento sobre lo que sucede en el ámbito empresarial.

POR:
noviembre 15 de 2005 - 05:00 a.m.
2005-11-15

Pero esa teoría que aprendió hace algunos años, quizás para presentar un parcial en su proceso de formación profesional, hoy no es más que el significado del por qué suceden las cosas o la base para que se adapte al entorno de la compañía o de la decisión que debe tomar ese pensamiento postulado por alguien que no pertenece a esta época, pero que dejó grandes enseñanzas. Claro que muchos de esos principios no es que estén obsoletos, sencillamente hay que modificarlos, por ejemplo: Taylor, que hace varios años pensó que el empleado debería especializarse en su trabajo para ser más productivo, formuló la teoría de la especialización que hoy es usada, entre otros aspectos en mercadeo para diseñar estrategias destinadas a atender exclusivamente segmentos específicos de la población que puedan ser mejor atendidos bajando los costos y prestando un servicio eficiente.Como no todo permanece estático sino que estamos en un mundo dinámico y lleno de gente que sólo quiere enriquecerse sin pensar en la parte social o la contribución fiscal, se encuentra que cuando Lambin postuló el círculo virtuoso del mercadeo decía, que cuando una empresa incrementa la productividad y logra mejorar los procesos debe bajar los precios, lo que permitirá un aumento en la demanda de aquellos consumidores que a lo mejor no lo compraban por el costo, pero en la realidad se observa todo lo contrario, cada vez que una empresa crece en los volúmenes de ventas los precios van de la mano con un alza muchas veces superior a lo esperado. Por eso, estimado lector, el problema no está en saber mucho. El problema real, al que se enfrentan muchas personas, es que de la teoría a la práctica hay una distancia por recorrer y que el verdadero aprendizaje sólo se da cuando se cometen errores o cuando se desafía a la realidad de la gestión empresarial, inclusive puede tener miles de textos en la oficina y todos serán como el botiquín. De usted depende el uso que le dé a lo que dice en las páginas. Si no, reflexione qué pasa después de que asiste a una charla de motivación o de servicio al cliente, la gente se da golpes de pecho y promete cambiar, pero pasados unos día vuelve a ser el mismo.

Siga bajando para encontrar más contenido