Territorios, clave para reducir desigualdad

El presidente Santos dice que crecimiento económico sin cerrar brechas de desigualdad no sirve. Informe latino sobre el tema.

Territorios, clave para reducir desigualdad

Archivo Portafolio.co

Territorios, clave para reducir desigualdad

POR:
agosto 26 de 2012 - 05:21 p.m.
2012-08-26

“De nada sirve el crecimiento económico y la riqueza si los recursos no se destinan a cerrar las brechas de desigualdad”.

Así lo expresó el presidente Juan Manuel Santos, al señalar que reconoce la desigualdad que sufre el país, pero está dispuesto a combatirla.

En ese sentido, el informe ‘Pobreza y desigualdad’, del Centro Latinoamericano para el desarrollo rural (Rimisp), lanzado en Cartagena, no podía ser más oportuno.

En América Latina, desde el punto de vista de los ingresos, la situación de desigualdad es desfavorable para el país. Somos más desiguales que Argentina, Chile, México y Perú, y estamos casi a la par con Brasil.

Hay avances

El coeficiente de Gini, que mide la desigualdad, es de 0,53 en el continente, mientras que en Colombia es de 0,55 y el de la OCDE, club al que queremos entrar, es de 0,45.

Si bien en los últimos años los avances logrados en los países del continente, en materia de reducción de pobreza y disminuciones de la desigualdad, son notorios, las brechas internas, de territorio a territorio, son demasiado hondas.

Más aún si, como lo hizo el estudio de Rimisp, se analizan temas puntuales como salud, educación, dinamismo económico y empleo, ingresos, seguridad y género.

En todos los casos, “independientemente del resultado promedio general que muestre el país, existen territorios subnacionales rezagados”, destaca el informe.

Para la muestra, casos como el de Guatemala, en donde en el departamento capital (Guatemala),la cobertura en agua alcanza el 80 por ciento mientras que en otras zonas como Quiché la cifra solo llega al 20 por ciento.

En países como el nuestro, las estadísticas señalan que el 97 por ciento de las personas tiene acceso a la salud; sin embargo, de acuerdo con lo hallado por los autores del estudio, en ciudades como Bogotá, que son de las más avanzadas, 6 de 33 localidades están rezagadas.

Cartagena, otra de las ciudades colombianas con mayor desarrollo, fue escogida como sede para el lanzamiento del estudio, precisamente porque allí se concentran los mayores índices de pobreza rural en el país, en comparación con las zonas urbanas.

Claudia Serrano, directora ejecutiva de Rimisp y ex ministra de Trabajo del gobierno de Michelle Bachelet, en Chile, señaló que en los diez países estudiados existe la misma situación: “Las localidades más rezagadas tienden a ser las rurales, alejadas de las capitales y ubicadas en zonas fronterizas”.

El estudio sugiere la necesidad de buscar que los territorios articulen mejor la política de desarrollo nacional con la local para combatir la desigualdad.

‘Hay que complementar el binomio nación-territorio’

Claudia Serrano, ex- ministra de trabajo de Chile y actual directora del Rimisp, presentó el informe en Colombia.

¿Por qué los territorios no logran desarrollarse?

Están en un círculo que nunca se rompe. Rezago productivo, tecnológico y de capital humano los lleva a ser parte de la llamada ‘trampa de pobreza’. Esto los lleva a generar poca capacidad de emprender. Para que se rompa ese círculo hay que complementar la política nacional con la territorial.

¿Hay algún país modelo?

Hay experiencias. Colombia, por ejemplo, tiene una cooperativa de pequeños productores en Santander que ha logrado dinamismo, bienestar para la población y productividad.

De las variables analizadas, ¿cuál es clave para cambiar los índices de desigualdad?

Estadísticamente, no se puede establecer cuál es el factor que actúa como impulsor del cambio. Pero desde el punto de vista político sí es posible elegir.

La educación, por ejemplo, es fundamental, pero hay países cuyos territorios se vuelven más competitivos por un recurso natural que subió de precio. Allí, las posibilidades económicas y de generar empleo se agrandan, incluso de manera más acelerada respecto a los progresos que se logran con la educación. El desafío de los territorios es combinar para que esta riqueza repentina signifique mejoras antes de que el recurso se vaya de las manos. 

Martha Morales M. / Economía y negocios 

Siga bajando para encontrar más contenido