El terrorismo: una ‘ciencia’

Hace ya un tiempo tuvo lugar un foro pluralista convocado por la Universidad Sergio Arboleda, intitulado ‘Periodismo, guerra y terrorismo’, bajo la acertada coordinación de su decana Diana Sofía Giraldo. Reconocidos especialistas en la materia abocaron el tema sin compromisos partidistas, ni ataduras ideológicas y menos en el plan de cada quien vender su propio ‘cuento’. El libro que recogió dicho debate recobra, cada día, más interés y actualidad.

POR:
septiembre 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-09-08

Fuera de reputados panelistas nacionales como Rafael Pardo, Alfredo Rangel, Rodrigo Pardo y León Valencia, intervinieron conocidas autoridades en la materia venidas del exterior. Entre otras conclusiones todos ellos coincidieron en que hace falta versación de parte de quienes como periodistas, son hoy los encargados, quiérase o no, de orientar o extraviar a la opinión pública e impedir o agravar sus desbordamientos. En la ceremonia de instalación, Alfonso López Michelsen recabó en la urgencia, novedosa para muchos, de proyectar el terrorismo no como noticia destinada a escandalizar y aumentar el rating, sino, como una nueva ‘ciencia’ que obliga a ser analizada y desarrollada con más profundidad, visión y realismo si lo que se pretende son resultados positivos y de manera mancomunada. En esta ocasión volvió a destacarse, entre otros tópicos, la correlación existente entre la guerra, el terrorismo y el periodismo, también el reconocimiento sobre los impresionantes avances tanto de la radio colombiana como de la calidad de la producción editorial, especialmente de revistas y material bibliográfico a nivel universitario. Frente al terrorismo cabe, entre otras, algunas reflexiones mínimas. Por ejemplo: - Que por ser un enemigo invisible e inubicable, solo puede ser derrotado por una coalición estrecha, persistente y no utilitaria conformada por el Estado y la Sociedad Civil entendida como un todo (¿ésta tendrá capacidad de ‘aguante’?, es la pregunta válida que se hace Enrique Santos). - La Comunidad Internacional, de la cual hacen parte los máximos países consumidores de la droga, debe cerrar filas sin ambigüedades en favor de todas aquellas políticas conducentes a su erradicación o legalización. Por esta razón, se precisa partir siempre de una realidad insoslayable: la corresponsabilidad existente entre potencias consumidoras y países productores. - No basta condenar el terrorismo, porque como se dice en la jerga popular al enemigo hay que conocerlo desde sus propias entrañas. Una estrategia ciega, sumada al miedo y al desconcierto naturales que suscita la mafia situada en ambas orillas, no hace otra cosa que multiplicar sus sangrientos costos. Debemos deducir que tanto la euforia sobre una supuesta ‘armonía’ occidental, proveniente del derrumbamiento del muro de Berlín, como la idea tonta de una Democracia Liberal como única ideología, entraron en una profunda crisis a partir del 11-S. Las crudas realidades en Occidente están a la vista. El profesor Huntington señala, entre otras, la multiplicación de los conflictos étnicos, la aparición de nuevos modelos de alianza entre Estados, el surgimiento de movimientos neocomunistas y neofascistas, y la intensificación del fundamentalismo religioso. Vale la pena reproducir el pensamiento de López sobre el periodismo y su interrelación con la guerra y el terrorismo: “así como hay periodistas versados en economía, en derecho, en la propia política, no los tenemos en el tema concreto del terrorismo. Periodistas que distingan entre ciertas variantes del terrorismo y los distintos campos en donde tiene su actividad. Sin esa ‘ciencia’, sin ese conocimiento, nos vemos expuestos en una guerra de propaganda, de contra propaganda, en la que se presentan los mismos hechos con versiones diferentes y se analizan con una ingenuidad y con una inexperiencia que clama al cielo”. En mi opinión brillantes y conocidas excepciones dentro del periodismo confirman la generalización hecha por López. consignajme@hotmail.com '' Vale la pena reproducir el pensamiento de López sobre el periodismo y su interrelación con la guerra y el terrorismo.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido