Terrorismo genera ‘turbulencia’ en los ingresos de las aerolíneas

La recuperación que empezaba a mostrar signos de solidez en el mercado de la aviación comercial, vivió una fuerte turbulencia la semana pasada con el complot que descubrió la policía británica y, según el cual, se pretendía hacer explotar varios aviones en pleno vuelo.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 15 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-15

Aunque nadie se atreve a decir qué tan fuerte será el golpe para las aerolíneas, ningún experto duda en que, por lo pronto, las medidas preventivas se harán sentir sobre los 27.000 millones de dólares que se mueven en todo el mundo en los negocios de los duty free, según cifras del 2005. Solamente en los aeropuertos de Inglaterra esos negocios movieron 800 millones de libras esterlinas en el 2005 y ahora los comerciantes están preocupados porque sus productos están en la lista de ‘elementos prohíbidos como equipaje de mano’ y pese a que ya se habla de flexibilzar la norma, nadie sabe cuántos viajeros se arriesgarán a someterse a las delicadas requisas por llevar esos productos. En cuanto a las empresas de aviación comercial, entre el 2001 y el 2005 el sector perdió cerca de 40.000 millones de dólares y cuatro de las mayores compañías, entre ellas United y Delta, se vieron obligadas a declararse en bancarrota. El segundo trimestre que recién terminó fue el primero con rentabilidad positiva para el sector en cerca de seis años, y se espera que en todo el año las pérdidas se redujeran a 500 millones de dólares en total. Pero ahora las cosas son a otro precio. La demora por las minuciosas requisas ha tenido como efecto inmediato la cancelación de cientos de vuelos. Adicional a ello, el domingo anterior el órgano de regulación de la industria en Londres anunciaba a las empresas que debían reducir en 30 por ciento los vuelos de salida desde el terminal de Heathrow. La respuesta de las aerolíneas no se hizo esperar y hasta las denominadas líneas de bajo costo protestaron por lo que consideran es la puerta de entrada a una nueva crisis de la industria, si no se optimizan las labores de vigilancia y seguridad en los aeropuertos. British Airways y Ryanair cancelaron gran cantidad de vuelos desde Gran Bretaña hacia otros países europeos y a Estados Unidos, y culparon al operador aeroportuario BAA de no haber invertido lo suficiente en sistemas de seguridad y revisión de equipaje después de que se descubrió un complot terrorista para hacer explotar varios aviones en pleno vuelo. Ryanair, una de las aerolíneas de bajo costo, hizo un llamado al gobierno británico para que utilice policías y reservistas del Ejército con el fin de agilizar las revisiones de pasajeros en los sobrecargados retenes de seguridad de los aeropuertos. Las empresas y los gremios del sector ya advierten que las pérdidas se van a registrar por la cancelación de vuelos, el cambio de tiquetes, la baja en las compras por las restricciones en los equipajes de mano y las eternas colas para pasar los retenes de seguridad en los aeropuertos. Agencias 50,5 por ciento de las ventas de ‘duty free’ son alcohol, cosméticos y perfumes. Nuevos costos para la compañías Un informe de la consultoría especializada Boyd Group estima que el costo de reprogramar reservas y reembolsar a pasajeros será un problema para líneas como American, Continental y United. Las tres tienen muchas frecuencias a Londres. Para un grupo de compañías, esos costos amenazan con dejar los balances en ‘rojo’. Además, las nuevas medidas de seguridad pueden perjudicar al comercio y actividades aeroportuarias similares, especialmente la venta de bebidas y alimentos. Si bien las comidas preparadas siguen permitidas, el pasajero deberá apelar a las azafatas por bebidas. Y las gaseosas son casi lo único que todavía se dispensa gratis, en Europa. Si, por el contrario, el público sigue evitando las aerolíneas, optando por otros medios o sencillamente quedándose en casa, las compañías disponen de dos ‘ganchos’: rebaja de tarifas o más incentivos a viajeros frecuentes. United Airlines y American Airlines ofrecen a pasajeros con reservas desde el viernes 11 al primero de septiembre la opción de reprogramar sin recargos. British Airways -más razonable- extiende la concesión hasta el primero de diciembre. Varias empresas levantan restricciones sobre lapsos de estadía y otras normas que afectan al turismo. También disponen de sitios para acomodar gente cuyos planes originales no se cumplieron. Para ahorrar costos, en los últimos años muchas empresas habían optado por favorecer la realización de una serie de procesos de manera automática, como el registro de los pasajeros antes de subir a un avión o la emisión de boletos por Internet. Se cree que muchas de estas tareas deberían volver a realizarse por empleados de las aerolíneas, que revisen en persona los documentos y elementos de los pasajeros. Finalmente, las nuevas medidas de seguridad pueden ser una molestia grande para los viajeros de negocios, que al viajar en clases preferenciales son los que más les interesa atraer a las aerolíneas. Agencias Líquidos, los damnificados del ‘complot’ Las tiendas de los aeropuertos también pagarán un alto costo. Pero la situación sería peor a corto plazo para los free-shops, tiendas libres de impuestos que venden especialmente bebidas alcohólicas y perfumes. De acuerdo con Group Generation, una firma que analiza el negocio de la venta en aeropuertos, las ventas mundiales de las tiendas duty free totalizaron 27.000 millones de dólares en el 2005. El alcohol, los cosméticos y los perfumes representaron el 50,5 por ciento del total de las ventas. La incertidumbre y la aplicación disímil de las normas podrían causar una caída del 30 al 40 por ciento de las ventas de algunas tiendas. Agencias

Siga bajando para encontrar más contenido