Los TES vivirán un buen momento durante el 2010

En opinión de Corficolombiana, la fuerte desvalorización que han exhibido los TES constituye una atractiva oportunidad de compra. Los últimos datos económicos, financieros y de inflación no muestran cambios significativos que sugieran un mayor crecimiento económico al que Corficolombiana o el mercado están pronosticando para el 2010. Por lo anterior, un aumento en la tasa de interés de política monetaria en el corto plazo está fuera de discusión. En consecuencia, el empinamiento de la curva de TES en los últimos días es excesivo y se espera un aplanamiento en las próximas semanas.

POR:
enero 14 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-01-14

Los últimos datos de actividad económica sugieren que lo peor de la crisis quedó atrás. Sin embargo, las cifras muestran una lenta recuperación. En particular, el consumo privado está estancado (crecimiento de 0 por ciento anual en el tercer trimestre del año pasado) y la inversión se ha deteriorado sustancialmente (-10,7 por ciento), con el agravante que las contracciones anuales de este rubro han aumentado a lo largo del año. A nivel sectorial, la industria y el comercio, importantes generadores de empleo, siguen mostrando tasas de crecimiento negativas, por lo cual se prevé que su reactivación será gradual y tardará en consolidarse hasta el segundo semestre del 2010. Adicionalmente, las dificultades comerciales con Venezuela han afectado la actividad económica en el segundo semestre del 2009 y esta situación se prolongará, pues no sólo es resultado de tensiones políticas, sino de la fuerte contracción de la demanda en ese país que se extenderá en el 2010. Por su lado, la tasa de desempleo sigue mostrando una tendencia al alza y aún no se ven señales de estabilización durante la mayor parte del 2010. Igualmente, las variables financieras muestran cifras que apuntan a una lenta reactivación. El crecimiento de la cartera de crédito del sistema financiero se ha seguido desacelerando, alcanzando una tasa real de -1,5 por ciento, por debajo del crecimiento del PIB. Por su parte, las tasas de crecimiento de la base monetaria y de los agregados monetarios también se han desacelerado durante el último trimestre del 2009. Esta dinámica agrega un componente contractivo a la política monetaria. En particular, Corficolombiana cree que el comportamiento de la cartera de crédito será un factor clave en futuras decisiones de política monetaria, por lo cual se prevé que el nivel actual de tasas se mantendrá durante la mayor parte del 2010. En cuanto al nivel de precios, los datos de diciembre muestran que la caída en la inflación sigue abarcando una amplia gama de bienes y servicios, y es más generalizada que en el primer semestre del 2009. Estos datos evidencian una ausencia de presiones inflacionarias que pueden persistir en los primeros meses del año, excepto por efectos temporales asociados al fenómeno de ‘El Niño’. Asimismo, se estima que la baja inflación del 2009 tendrá efectos a la baja sobre la inflación del 2010 como resultado de la indexación de precios. En consecuencia, no se espera que el Banco de la República se vea en la necesidad de hacer ajustes al alza en su tasa de interés en los próximos meses para cumplir su meta de inflación de este año. En términos relativos, al comparar la pendiente de la curva de TES con las de otros mercados de deuda pública en países de la región similares a Colombia (Brasil, México y Perú), la de los TES es la más encumbrada por un alto margen. Si se considera que el consenso de mercado espera que la economía colombiana sea la de menor crecimiento en el 2010 y que el Emisor sea el último en iniciar el ciclo de alza de tasas, entonces la diferencia entre la pendiente de la curva de TES y las de los otros países debería ser significativamente menor. Por otro lado, los spreads de crédito soberanos de Colombia se han mantenido en niveles bajos y estables en los últimos meses, razón por la cual los aumentos en la pendiente de la curva de TES y en sus tasas de rendimiento no son explicados por factores crediticios, con lo cual se cree que esta dinámica también debería impulsar un ajuste a la baja en la pendiente y las tasas de la curva de TES. Finalmente, no se ve una reducción en la liquidez del mercado en el corto plazo, por lo cual habrá suficientes recursos para absorber títulos de deuda pública. En cuanto a nueva oferta de TES, según últimos cálculos de Corficolombiana, el Gobierno tendrá que hacer pagos por amortizaciones e intereses de deuda local por 27,5 billones de pesos en el 2010, mientras que las colocaciones serán menores, en el orden de 24,5 billones de pesos. Este número podría ser incluso menor si el déficit fiscal se reduce este año como resultado de la Ley de Ajuste Tributario aprobada en diciembre. En resumen, Corficolombiana cree que la información disponible hasta la fecha no justifica un cambio en las expectativas de que el Banco de la República pudiera iniciar su ciclo de alzas en la tasa de interés de referencia antes de lo esperado. Al no haber cambios en este sentido, se prevé que el empinamiento reciente de la curva de TES es inconsistente con los datos existentes y que debería ajustar a la baja en las próximas semanas. A las tasas actuales, los TES del 2020 se encuentran en niveles atractivos de compra y podrían llegar a niveles de 8,0-7,75 por ciento en los próximos meses. * Gerente de Investigaciones económicas ORLLOP

Siga bajando para encontrar más contenido