El tinte político dominó la marcha campesina del lunes

Los organizadores emplazaron al Gobierno para que cumpla con el petitorio de las organizaciones.

Marcha campesina en Bogotá el lunes 17 de marzo.

Mauricio León

Marcha campesina en Bogotá el lunes 17 de marzo.

POR:
marzo 18 de 2014 - 12:33 a.m.
2014-03-18

El Alcalde Gustavo Petro clausuró anoche la llamada Cumbre Agraria, en la Plaza de Bolívar de Bogotá, luego de varias arengas por parte de los organizadores, combinada con la repartición de varias totumadas de chicha entre los asistentes.
Al cierre de la jornada, los manifestantes reclamaron unidad de los productores del campo para tener una única mesa de diálogo con el Gobierno y por lo que consideran persecución y criminalización de sus acciones de protesta.
Anunciaron volver al paro, cuya hora cero dependerá de los resultados que tengan con las decisiones que tome el Gobierno, al que emplazó hasta la primera semana de mayo para que responda a las peticiones de los campesinos.
Las críticas de los organizadores de las marchas se hicieron al llamado Pacto Agrario propuesto por el Gobierno, del cual, dijeron, agrava los problemas de despojo de tierras, mientras que se les obligaría a firmar alianzas con empresarios del sector agropecuario.
“El pacto agrario es para los de corbata, el paro para los de ruana”, dijo uno de los voceros de los movimientos.
Piden también, respetar el derecho a definir el uso de la tierra y los alimentos que se quieran cultivar, lo mismo que a fortalecer los procesos participativos el derecho a la consulta previa a los pueblos afro, indígenas y campesinos, de cualquier iniciativa gubernamental.
Previo a la marcha, los campesinos estuvieron reunidos dos días en la Plaza de los Artesanos.
Durante la jornada, se evidenció el tinte político de esta, pues varios analistas cuestionaron varios aspectos.
Entre otros, se reclamó por el uso de la Plaza de los Artesanos, donde se congregaron los manifestantes, mientras allí se realizaba la feria Arte–Sano y Urbano, que no pudo concluirse.
También, por el respaldo directo del Alcalde de Bogotá a la concentración y la marcha. El sábado pasado, el funcionario inauguró la reunión de los campesinos.
Un tercer reclamo que se hizo fue por la convocatoria a una marcha para el 9 de abril, coincidiendo con un aniversario de la muerte del líder Jorge Eliécer Gaitán y con una marcha de los recicladores en respaldo al Alcalde y de rechazo al Procurador.
La marcha de ayer fue organizada por no menos de seis movimientos de tipo indígena, negritudes y Dignidad Agropecuaria.
Por su parte, el dirigente del movimiento Dignidad Cafetera, Óscar Gutiérrez, destacó una división en el movimiento campesino, pues los cafeteros no hicieron parte de las marchas de ayer.
“Hay dos vertientes: la que gira alrededor de la Mesa de Interlocución y Acuerdo (MIA) y las llamadas ‘dignidades’ del agro.
Dignidad Cafetera tendrá su reunión el próximo lunes, en Armenia, donde evaluarán los compromisos asumidos por el Gobierno con ellos y definirán las acciones a seguir, como marchas o paros. El jueves 27 de marzo se reunirán con voceros del Gobierno.
En respuesta a las marchas, el Gobierno dijo que revisó los 183 compromisos adquiridos con el sector, de los cuales 70 se han cumplido en su totalidad y los demás son soluciones a largo y mediano plazo. Por ahora, se ratificó una reunión que se realizará mañana miércoles con los voceros del sector agrario.

Siga bajando para encontrar más contenido