¿Demasiados TLC?

En el más reciente informe sobre el Panorama Económico Mundial, el FMI analiza los casos de economías emergentes exitosas en años recientes, y observa que todos han estado asociados con un fuerte crecimiento exportador.

POR:
mayo 20 de 2013 - 12:38 p.m.
2013-05-20

Ahora que se cumple un año de existencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, algunos se preguntan si a Colombia se le está yendo la mano con la negociación de acuerdos comerciales. Quienes formulan ese interrogante, en algunos casos tienen una preocupación genuina y en otros un interés proteccionista oculto. Pero independientemente de la motivación, afirmar que Colombia tiene muchos TLC no solo es equivocado, sino que puede confundir a la opinión pública de un país que requiere del comercio internacional para seguir creciendo.

Para empezar, veamos los principales TLC que están sobre la mesa. Además de acuerdos regionales de vieja data, como el de la Comunidad Andina y los de Alcance Parcial suscritos en el marco de la Aladi, Colombia tiene tratados vigentes con Chile, México, Canadá, los países miembros de EFTA (Islandia, Liechtenstein, Suiza y Noruega), las economías del Triángulo Norte de Centroamérica y, por supuesto, Estados Unidos.

De otro lado, ya se ha terminado la negociación de acuerdos con la Unión Europea y Corea del Sur, que deberían entrar a regir en los próximos meses. Además, los funcionarios colombianos están negociando con Panamá, Costa Rica, Israel, Turquía y se preparan negociaciones con Japón. A ello, se adiciona la intención del Gobierno de avanzar en un convenio comprehensivo con Chile, Perú y México, en el marco de la Alianza del Pacífico.

Aunque a primera vista la lista puede parecer extensa, no lo es cuando uno evalúa a otros países de la región. Mientras Colombia tiene menos de diez TLC (contando los de la Unión Europea y Corea del Sur), Chile cuenta con 22, Perú 15 y México, otro tanto. Para darle sentido a esos números, vale la pena recordar que Chile es el país más exitoso de América Latina en términos de dinamismo económico, Perú es la economía más promisoria de Suramérica hoy en día, y México está recuperando su poderío económico regional ante un Brasil que se está enredando.

Si bien las buenas experiencias de los vecinos deberían darnos pistas claras del camino a seguir, nunca falta el que dice que Colombia es distinta, y que lo que les funciona a los demás no nos sirve a nosotros. Por eso conviene precisar cuál es la clave del crecimiento para un país como el nuestro.

El tamaño de la economía colombiana apenas oscila entre pequeño y mediano, en términos internacionales, y nuestro mercado interno es demasiado limitado como para que las empresas alcancen las economías de escala y los niveles de eficiencia requeridos para crecer sostenidamente. Una prueba de ello es que las empresas colombianas más dinámicas, que han logrado dar un salto en competitividad en los últimos años, han tenido que ir más allá de las fronteras y hoy hacen parte del grupo de las llamadas ‘multilatinas’. Algo muy distinto sucede, por ejemplo, en Brasil, que tiene un mercado interno seis veces mayor que el nuestro y ofrece grandes oportunidades de crecimiento empresarial.

La evidencia empírica confirma esta idea. En el 2001, el Premio Nobel de Economía, Michael Spence, estudió los once países que lograron crecer a una tasa sostenida superior al 7 por ciento en el último cuarto del siglo pasado, y encontró que todos estaban volcados hacia el comercio internacional. Como si eso fuera poco, en el más reciente informe sobre el Panorama Económico Mundial, el Fondo Monetario Internacional analiza los casos de economías emergentes exitosas en años recientes, y observa que todos han estado asociados con un fuerte crecimiento exportador, lo que no sucede con los países que no han podido despegar.

Está claro que Colombia requiere del comercio internacional para mantener un dinamismo económico sostenido, y a pesar de ello hoy ocupamos el décimo lugar en América Latina en cuanto a exportaciones por habitante e importaciones por habitante. ¿Alguien de veras cree que tenemos demasiados TLC?
Mauricio Reina

Investigador asociado Fedesarrollo

Siga bajando para encontrar más contenido