TLC arranca y se espera que esté antes de agosto

La Casa Blanca negocia con el Congreso cómo tramitar agenda comercial, incluye revivir el Atpdea.

POR:
mayo 05 de 2011 - 05:03 a.m.
2011-05-05

 

Desde hoy, el Gobierno de Estados Unidos se sentará a negociar con el Congreso sobre si los tratados de libre comercio (TLC) con Colombia, Corea del Sur y Panamá se debatirán juntos o independientemente, luego que ayer el Ejecutivo inició formalmente el trámite legislativo del tratado con Colombia.

Dicho trámite quedó abierto con la entrega de una carta del representante comercial de Estados Unidos, Ron Kirk, al Congreso, en la que declara que ya se completó el trabajo preparatorio sobre el tratado y que el Gobierno está listo para iniciar sin "dilación" las discusiones técnicas con el legislativo para redactar los borradores "del proyecto de ley de implementación y la declaración de acción administrativa", dos documentos que deben acompañar a cualquier tratado de libre comercio (TLC) antes de su trámite en el Capitolio.

La carta es el primero de seis pasos de un procedimiento que, de acuerdo con el embajador colombiano en Washington, Gabriel Silva, podría estar listo antes de agosto.

"Todos los cronogramas que se han revisado -dice Silva- y lo que le hemos oído a la administración y en el Congreso es que la agenda comercial será tramitada toda antes del receso de agosto".

Justamente, las negociaciones a puerta cerrada que comienzan hoy entre la Casa Blanca y el Congreso se refieren al conjunto de esa agenda comercial en la que está el tratado con Colombia.

Las discusiones de republicanos y demócratas incluyen la suerte del Atpdea (ley que daba preferencias arancelarias a Colombia), que expiró en febrero, y el TAA, programa que no fue ampliado y que da beneficios a aquellos trabajadores estadounidenses que se han visto desplazados por el comercio exterior.

Para Silva, "es una muy buena noticia, asociada a esta carta, que la administración plantee que es necesario mover en conjunto la agenda comercial que incluye el Atpdea, tan necesario".

En cuanto al orden en que se moverían los tratados, los de Corea y de Panamá también están listos, y la administración ha dicho que desea mover primero el de Corea. Pero los republicanos, hasta ahora, han insistido en tramitarlos todos de manera simultánea.

Al iniciar el proceso legislativo, el Gobierno estadounidense indicó que Colombia "ha cumplido" a cabalidad con las exigencias consignadas en el Plan de Acción sobre derechos laborales y sindicales que Estados Unidos acordó con Colombia como condición para llevar el acuerdo al Congreso.

El primer paquete de modificaciones, entre las que se incluía una resolución del Ministerio del Interior, que amplía los niveles de protección a los que tendrían derecho personas asociadas al movimiento sindical, y otra que prevé los fondos para la ampliación de este programa, fue presentado en Washington el pasado 20 de abril.

En su carta al Congreso, Kirk dice que el país ya cumplió con ese primer listado de requisitos y que por lo tanto la administración está lista para iniciar el trámite.

"Aunque todavía Colombia tiene un trabajo importante por completar antes de que el Presidente presente el TLC de manera formal al Congreso, hemos determinado que Colombia tomó los pasos necesarios para movernos a la próxima etapa de este proceso. En consecuencia, mi oficina está lista para iniciar las discusiones técnicas con el Congreso", dice Kirk en la carta.
Se cumple antes del plazo

Compromisos que tenían plazo hasta el 15 de junio ya
se cumplieron, entre ellos, el nombramiento de cien investigadores que estarán dedicados exclusivamente a casos de violencia sindical, y otros cien inspectores laborales que se encargarán de vigilar que no se abuse del régimen de cooperativas de trabajo asociado. También quedó lista una medida que anticipa la fecha efectiva en la que se ponen en marcha disposiciones legales para prohibir el uso indebido de las cooperativas y otras relaciones de empleo que socavan los derechos de los trabajadores, y que incluye multas significativas a quienes incumplan.

La fecha anterior de esta medida era julio de 2013, y ahora se aplicará desde mediados de este año.
Más empleo, una de las promesas
La entrada en vigencia del tratado de libre comercio, en caso de que el Congreso estadounidense lo llegue a aprobar, se notará en Colombia en un aumento del empleo, dice Mauricio Reina, investigador asociado de Fedesarrollo, pues el país es relativamente fuerte frente a Estados Unidos en trabajo, y ese mercado se estimularía.

De acuerdo con Reina, desde la perspectiva del consumidor, el país va a recibir insumos, bienes de capital y demás bienes de consumo más baratos, en la medida en que se vaya dando la liberalización de las importaciones prevista por el acuerdo.

Para Reina, otro efecto es la garantía de estabilidad en la economía en muchos frentes porque este es un acuerdo internacional con fuerza de ley que les puede dar señales positivas a los inversionistas.

Los procesos de liberalización comercial se notarán a 5 o a 10 años, así como la adopción de disciplinas en el frente de servicios, de inversiones y en propiedad intelectual, entre otros.

Por su parte, el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados, dijo que la presentación al Congreso estadounidense del TLC es un paso muy importante.

Díaz-Granados se comprometió a trabajar de la mano con la Casa Blanca, el Congreso estadounidense, la Embajada de Colombia en Washington y el sector privado colombiano en los temas que surjan en este trámite formal.

Además, indicó que este paso trascendental facilita el camino para que se renueven preferencias arancelarias (Atpdea), cuya vigencia terminó el 12 de febrero.

Por su parte, Reina dijo que el anuncio es significativo porque muestra que el proceso está avanzando.

En todo caso, llamó la atención en que los plazos son apretados frente a la aspiración de que la aprobación sea en agosto, dado que hasta mediados de junio el Gobierno colombiano tiene plazo para cumplir todos los compromisos con Obama.

"Probablemente, lo que es cierto es que para que la Casa Blanca se haya animado a mandar la carta es porque está confiada en que todos los pasos que vienen hacia adelante se van a cumplir satisfactoriamente. De otro modo, yo no creo que se metiera a formalizar el arranque del proceso", agregó Reina.
 

Aún no se puede cantar victoria: Gabriel Silva, Embajador en Washington


¿Cuál es la importancia de la carta enviada al Congreso?

La carta es una expresión concreta, un acto administrativo, que confirma de manera real esa voluntad política que habíamos observado en la administración Obama en los últimos meses. Es decir, que los compromisos que hizo el presidente Obama con el presidente Santos se cumplieron. Tiene un gran valor porque inicia el proceso de consideración por parte del Congreso del TLC con Colombia.

Kirk deja claro en la carta que Colombia aún debe cumplir con otros requisitos antes que Obama presente el TLC de manera formal. ¿Qué hace falta?

Nosotros tenemos un Plan de Acción para profundizar la defensa de los derechos laborales de Colombia que hacen parte del compromiso programático del presidente Santos. El Plan de Acción acordado con EE.UU. refleja lo que ha sido esa agenda y, en parte, se ha podido avanzar bastante porque son temas que se vienen impulsando desde mucho antes que el Plan de Acción mismo. Dentro del cronograma de ese plan, hay temas que hemos adelantado porque vienen desde mucho antes. Hay otras cosas previstas para finales de mayo y mediados de junio.

Independientemente del envío de la carta, la gran pregunta ahora es si el TLC con Colombia, que es polémico entre algunos sectores, cuenta con los votos en el Congreso para ser aprobado. ¿Usted qué cree?

No se pueden anticipar resultados frente a un cuerpo deliberativo. Pero al día de hoy el tratado tiene un apoyo amplísimo y bipartidista. El hecho de que Obama, que es la cabeza visible entre los demócratas, mande esa señal, sin duda va a colaborar para que muchos de ellos se decidan. Es un tratado que cuenta con el apoyo de los líderes demócratas y republicanos en el Congreso. Tenemos las mejores circunstancias para que todo se dé. Pero no se puede cantar victoria todavía. Falta el trabajo de pasillo en el Congreso y el trabajo de la mano de la administración para llegar a la meta final.

Siga bajando para encontrar más contenido