El TLC con Corea, en vilo en la Corte Constitucional

Ante el empate en la votación en sala plena fue designado como conjuez César Rodríguez Garavito quien tomaría una decisión este año. Agricultores y comerciantes piden que el tratado sea avalado.

El TLC con Corea, en vilo en la Corte Constitucional

Archivo Portafolio

El TLC con Corea, en vilo en la Corte Constitucional

Finanzas
POR:
septiembre 08 de 2015 - 01:26 a.m.
2015-09-08

Los magistrados de la Corte Constitucional están divididos en torno a la conveniencia o no de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Corea del Sur, firmado hace más de un año.

Ante el empate de cuatro votos a favor y cuatro en contra, más una ausencia, en sala plena, el alto tribunal le asignó al conjuez César Rodríguez Garavito la responsabilidad de dirimir el desempate.

Los magistrados que votaron a favor de la exequibilidad del acuerdo comercial con el país asiático fueron Gloria Ortiz, quien actuó como ponente; Miriam Ávila, quien reemplaza temporalmente a Luis Ernesto Vargas; Luis Guillermo Guerrero y Mauricio González. En contra están la presidenta, María Victoria Calle; Alberto Rojas, Jorge Iván Palacio y Gabriel Mendoza.

Portafolio conoció que el Gobierno y los gremios que aspiran a que este TLC sea aprobado están muy preocupados, debido a que, al parecer, el conjuez nombrado es un claro opositor a los tratados de libre comercio firmados por Colombia.

La decisión final podría conocerse en aproximadamente un mes.

El tratado ha vivido un verdadero viacrucis, pues la discusión en el Congreso de la República fue ardua, debido a la presión de los sectores que están en desacuerdo con el tratado.

En efecto, los ensambladores nacionales de vehículos y los productores de electrodomésticos de línea blanca (lavadoras, neveras, etc) hicieron en su momento varias advertencias sobre los efectos negativos que este acuerdo tendría para la economía nacional.

Por el contrario, sectores como el agropecuario defienden el acuerdo, tras considerar que ofrece grandes oportunidades para un variado número de productos, entre los que se destacan carne de cerdo, flor cortada, café, azúcar, lácteos y frutas y hortalizas.

En lo que tiene que ver con bienes manufacturados, Colombia tiene opciones en cosméticos y productos de aseo, industria química y farmacéuticos.

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero, dijo que espera que el tratado sea aprobado. Indicó que no vería claras las razones por la cuales el tratado no sea avalado por la Corte, si se tiene en cuenta que incluye condiciones similares a las de otros que fueron suscritos en los últimos años.

En su opinión, una decisión en contra no sería vista con buenos ojos por los demás países, para conversaciones futuras, especialmente con los que se está avanzando en negociaciones, como Japón.

Previo a la votación de los magistrados que terminó en empate, los miembros del alto tribunal escucharon la intervención de más de una docena de representantes del Gobierno, los gremios que piden la aprobación del acuerdo y de las organizaciones privadas que están en contra del texto pactado con el país asiático.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, Rafael Mejía, le dijo a Portafolio que este acuerdo le abre las puertas a todo el sector agropecuario colombiano. “Nosotros respaldamos ese TLC porque ofrece un alto potencial de exportación para los productos del campo”, dijo Mejía.

Por su parte, los empresarios surcoreanos han expresado su extrañeza por la demora en la aprobación del acuerdo en las diferentes instancias en Colombia.

De acuerdo con la embajada de Corea del Sur en Bogotá, sectores como petroquímica, electrónica e iluminación, servicios mineros, infraestructura vial, servicios petroleros, vivienda, manufactura, software, automotor, fondos de capital y energía, han expresado interés en invertir o realizar negocios en Colombia, una vez entre en vigencia el Tratado de Libre Comercio.

Según la balanza de pagos del Banco de la República, en el primer trimestre de 2015, los flujos de inversión extranjera directa en Colombia alcanzaron los US$2.825 millones, lo cual representó un descenso de 25,9% con respecto al mismo periodo de 2014. Aún así, en los últimos 15 años Corea fue la segunda fuente de IED proveniente de Asia.

UN PROCESO LLENO DE POLÉMICA

Ningún TLC de los que ha negociado Colombia ha estado exento de polémicas, pero sin duda el acuerdo con Corea ha tenido uno de los trámites más complejos.

En el 2009 comenzaron las negociaciones, cuyo objetivo principal era abrir otra puerta dentro de la tarea de acercamiento a la región del Asia Pacífico, con reglas de juego claras.

Dicho proceso se extendió por casi 4 años, en medio de las críticas de la industria colombiana y de la defensa del sector agropecuario, que vio en este acuerdo una oportunidad para vender en el exterior, tanto alimentos básicos como bienes agroindustriales.

Aunque el acuerdo fue firmado en febrero del 2013 y aprobado por Corea del Sur ese mismo año, en su tránsito por el Congreso de la República de Colombia, enfrentó serias dificultades (al punto que fue hundido en la primera legislatura del 2014), hasta que finalmente fue aprobado en diciembre del año pasado.