TLC con E.U. no debe incluirse en el paquete de estímulo económico, dice Jefe de Gabinete de Obama

Un gran golpe a las aspiraciones del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos dio este fin de semana Rahm Emanuel, recién nombrado como jefe de Gabinete del presidente electo Barack Obama.

POR:
noviembre 10 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-11-10

Según este, que dio declaraciones el domingo a la cadena ABC, el TLC no debería ser parte de un nuevo paquete de estímulo económico, que será discutido por el Congreso cuando retorne para una ronda de sesiones extraordinarias este próximo 17 de noviembre.

La Casa Blanca, que por el momento se resiste a darle su bendición a un nuevo paquete de estímulo, ha dicho por su parte que para considerarlo este debería incluir también el TLC con Colombia.

"Uno no mezclas necesidades esenciales, como extender los beneficios a los desempleados o dar asistencia en cubrimiento de salud para los estados, con un tratado de libre comercio. Lo que tiene que determinarse es qué es lo inmediato acá, y la sesión extraordinaria es para cosas inmediatas e importantes. Ese debe ser el énfasis en este momento", dijo Emanuel en el programa "La Semana con  George Stephanopoulos".

Emanuel sugirió, además, que la insistencia de Bush en el TLC a cambio del paquete de estímulo era una especie de chantaje.

Aunque es el actual Congreso quien tendrá la última palabra -y eso depende de la negociación con la Casa Blanca pues Bush amenaza con usar el veto presidencial si le manda el paquete sin sus prioridades- las palabras de Emanuel sin duda son muy significativas dado el poder de Obama con el Congreso de mayoría demócrata.

Es poco probable que el legislativo acepte algo que su líder natural rechaza.

Incluso, ya se habla que los demócratas podrían cancelar la sesión extraordinaria del Congreso si Bush insiste en su oposición y dejarlo para el año entrante, cuando Obama ya estará en el poder,

Emanuel, de hecho, no cerró la puerta a la posibilidad de mover el tratado con Colombia el año entrante y no hizo mención a la situación del sindicalismo, principal objeción del partido demócrata.

El feje de Gabinete, que es a su vez legislador, es uno de los pocos demócratas de la Cámara que se considera pro comercio.

Siga bajando para encontrar más contenido