Hasta que el TLC con EE. UU. encontró la luz al final del túnel

Hasta que el TLC con EE. UU. encontró la luz al final del túnel

POR:
diciembre 19 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-19

Cinco años, cambios de gobierno e incluso dos crisis mundiales fueron algunos de los hechos que tuvieron que pasar antes de que el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos surtiera todos los trámites de aprobación. La puntada final del proceso, que estuvo marcado por obstáculos de toda índole, se dio el pasado 12 de octubre, fecha en la cual el Congreso estadounidense finalmente le dio el tan anhelado sí al acuerdo comercial. Bastaron 262 votos en la Cámara de Representantes y 66 en el Senado para poner fin a una larga espera, que tenía a muchos exportadores colombianos en ascuas en la medida en que ya estaban en clara desventaja frente a otros competidores que venden a la economía más grande del mundo, pues ya no contaban con ningún tipo de preferencia arancelaria (el Atpdea había vencido en febrero pasado). Con esto, no sólo se recuperaron los beneficios hasta junio del 2013, sino que empezó todo un proceso de implementación que podría tardar por lo menos un año antes de que todos los beneficios se conviertan en una realidad. Como se sabe, el 99,9 por ciento de los bienes industriales no pagará arancel para entrar a EE. UU. una vez se ponga en marcha el TLC. Llegar hasta ese punto no fue fácil, pues el trámite se caracterizó por la gran cantidad de escollos. No tanto en Colombia, sino en Estados Unidos, país en donde el acuerdo encontró oposición de diversos sectores, como aquellos enemigos del libre comercio y que alegan que los tratados perjudican a los trabajadores estadounidenses, o quienes insistieron en que Colombia no ofrecía las suficientes garantías de protección a los sindicatos. Por eso, Colombia tuvo que asumir varios compromisos, entre los cuales está la eliminación de las cooperativas de trabajo asociado y mayor protección a los trabajadores. Incluso la crisis financiera del 2008, cuyos efectos aún se resienten, copó la agenda del legislativo estadounidense, de tal manera que los TLC quedaron de rehenes en esta coyuntura e incluso fueron usados como 'caballito de batalla' para la aprobación de otras leyes. No obstante, a la larga la crisis ablandó un poco el terreno, en la medida en que el presidente Barack Obama dijo que necesitaba más mercados de exportación para poder impulsar sus industrias y crear más empleos. Cálculos del Gobierno colombiano señalan que en los próximos cinco años se triplicarían las ventas a EE. UU., con lo cual alcanzarían los 50.000 millones de dólares en dicho lapso.

Siga bajando para encontrar más contenido