TLC con EE. UU. impulsa importación de hilos textiles

Para Nina Maldonado Cortés, gerente para la Región Andina de Cotton USA, el contrabando de productos asiáticos afecta al sector.

Nina Maldonado Cortés, gerente para la Región Andina de Cotton USA

Portafolio.co

Nina Maldonado Cortés, gerente para la Región Andina de Cotton USA

POR:
febrero 16 de 2013 - 12:46 a.m.
2013-02-16

El sector textil-confecciones puede que no pase por unos de sus mejores momentos, pero tiene expectativas de crecimiento en el mercado interno y externo.

Entre los factores que afectan al sector están fenómenos como las importaciones legales y el contrabando, especialmente de productos de origen asiático. La gerente para la Región Andina de Cotton USA, Nina Maldonado Cortés, es optimista de que la producción se recuperará.

¿Qué hace Cotton USA en Colombia?

Estamos aquí para prestar servicios apoyar a las empresas que utilizan el algodón de los Estados Unidos, impartiéndoles programas educativos o llevándolos allá para que conozcan. También traemos clientes que puedan hacer nuevos negocios.

¿Han pensado en comercializar?

No. Cada empresa afiliada en Estados Unidos tiene sus distribuidores propios y estos sus clientes en Colombia. No manejamos nada del tema comercial, ni dinero y nuestros planes apuntan a profundizar el suministro de servicios y el respaldo.

¿Es el caso de Parkdale Mills es una compañía de EE. UU. y le exporta a las textileras colombianas?

Sí, es una hilandera, de hecho, la más grande del mundo; ellos compran la fibra en Estados Unidos, hacen los hilos allá y exportan. También hay empresas que exportan las telas especiales que necesitan las textileras acá. Exactamente tenemos 13 afiliados en Colombia, la mitad vende hilos de algodón y la otra telas.

¿También los afiliados exportan telas a Colombia?

Sí, pero muy especializadas. No llegan a competir con el producto nacional, porque no tiene ningún sentido. Esas son telas que pueden tener tratamientos especiales con algunos beneficios exclusivos para ropa deportiva o antiinflamante o inteligente. Y los miembros de la organización son tanto productores de hilo como de telas.

¿Qué origen tiene la marca Cotton USA?

Es un nombre que se viene manejando desde 1989, muy parecido a lo que es el sello de calidad de Juan Valdez para la Federación Nacional de Cafeteros. Es el sello de calidad que avala los productos hechos con algodón estadounidense. Históricamente, Estados Unidos es un productor importante, ha trabajado muchísimos años en desarrollar productos tecnificados e innovadores. Digamos que están muy tecnificados en el sentido de que tienen toda la información de cada paca: qué fibra hay, qué longitud. Esa información precisa permite que los compradores de los productos puedan operar sus máquinas de una manera mucho más eficiente.

¿Qué innovaciones traerán en el 2013 para ofrecer en Colombia?

No son necesariamente nuevos productos, porque los hilos en sí no tienen mayor innovación. Lo que sí puede haber son precios más competitivos, pero prima la calidad y la consistencia, lo que da la tranquilidad al productor final de que el proceso le va a salir bien.

¿En el mercado aún quedan prendas 100 por ciento de algodón?

Sí. Los textileros y los que hacen las telas cruzan cada vez menos mezclas de algodón.
Pero depende porque también hay unas categorías que no permiten sustituir el algodón como toallas, ropa de casa y de cama.

¿Con el TLC fue desgravado automáticamente el ingreso de algodón a Colombia?

Solo el producto que se importa y se reexporta en prendas terminadas.

¿Pero tras la promulgación del TLC han aumentado las ventas de productos de algodón a Colombia?

Sí. Especialmente e hilos, pero no se ha elevado la exportación de prendas terminadas de Colombia que es realmente el gana-gana del TLC: que se puedan exportar más confecciones a Estados Unidos.

¿Y cómo ven el mercado colombiano?

La industria textilera está en problemas por las importaciones masivas de confecciones chinas y han disminuido las compras de materia prima, pero confiamos en que se recuperarán. El TLC debe favorecer a las empresas colombianas y si hay una oportunidad de exportar más hilo o tela ya sea de Estados Unidos o de cualquier país, finalmente se impulsa toda la cadena, pues el producto final se va a hacer en acá en vez de traerlo de afuera.

Rolando Lozano G. / Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido