En TLC con Europa, ¿quedó en riesgo la contribución cafetera?

Una de las joyas intocables de la corona colombiana en las negociaciones de tratados de libre comercio (TLC) había sido la contribución cafetera.

POR:
marzo 28 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-28

Así sucedió en las negociaciones de los TLC con Estados Unidos, Canadá y la Asociación Europea de Libre Comercio (Aelc o Efta, por su sigla en inglés), pero la pureza se perdió en el proceso con la Unión Europea (UE).

La contribución cafetera es un aporte parafiscal de los cafeteros (existen alrededor de 500 familias cultivadoras del grano) para financiar los programas sociales y técnicos de la Federación del ramo y la promoción de las ventas internacionales del grano.

Aunque en la negociación con la UE, específicamente en una declaración conjunta con Colombia que hace parte integral del TLC, se señala que Colombia podrá seguir aplicando la contribución y los controles a la calidad sobre la exportación de café, el tema será revisado a los 10 años de entrada en vigencia del acuerdo.

Así lo reconoció el secretario de la Federación Nacional de Cafeteros (Federacafé) y quien participó en el cuarto de al lado en las negociaciones con la UE, Guillermo Trujillo, quien asegura que por la forma en que quedó redactada la declaración conjunta, la contribución y el control de calidad en los puertos no corren peligro alguno.

Con esa afirmación coincide el ex gerente Comercial de la Federacafé y experto en el tema Juan Camilo Restrepo: la revisión no implica el desmonte del aporte cafetero. "No le veo ningún peligro y estoy seguro que para entonces la posición de Colombia será tan firme como la que tuvo en la negociación (del TLC)", dijo.

No obstante, fuentes cercanas a la negociación advirtieron que si dentro de 10 años la UE pide eliminar la contribución cafetera y Colombia se opone, el asunto será dirimido por un panel arbitral, que puede dejar las cosas como están o fallar en sentido contrario; es decir, que en ese momento el aporte parafiscal cafetero -la savia del sector, como la calificó Juan Camilo Restrepo- estará en riesgo.

Como en su momento lo señaló este diario, en vísperas de la última ronda en Bruselas, la UE venía por la contribución cafetera. La fórmula original de la UE, comentó Restrepo, era muy nociva y peligrosa para Colombia porque consideraba que la contribución era restrictiva del comercio, lo cual daba al traste con ella.

Para los europeos, anota Trujilllo, ese aporte era un impuesto y quedó claro que no lo es y que se puede seguir aplicando, inclusive aumentarla si es necesario, porque no restringe el comercio ni afecta los precios del café.

Para las fuentes que pidieron no ser identificadas, la contribución quedará congelada porque los europeos podrán interpretar que aumentarla tendrá un efecto no deseado sobre el comercio del producto. Para ellas, fue un error haber permitido que el tema fuero objeto de discusión y negociación con el equipo de la UE.

Por supuesto que hubiera sido mejor que no quedara la revisión a los 10 años, expresa Juan Camilo Restrepo, pero hubiera sido fatal que prosperara la propuesta inicial europea, quien agrega que después de un forcejeo largo y complejo quedó el llamado a revisar el tema, que es que dentro de 10 años se vuelve a hablar del asunto.

El jefe de la delegación colombiana, Santiago Pardo, que aún está negociando otros puntos con la UE, el resultado (cafetero) es "totalmente satisfactorio tanto para todas las entidades del Gobierno como para la Federación de Cafeteros", y por el cual "recibí una felicitación del gerente, Luis Genaro Muñoz", dijo el ministro de Comercio, Luis  Guillermo Plata.

"No creo que dentro de 10 años vaya a haber intransigencia de la Unión Europea; en caso de que no sea así, el asunto sería tan grave que Colombia tendría que reconsiderar el TLC", manifestó Restrepo.

Según Guillermo Trujillo, en las horas finales de la ronda de Bruselas hace un mes, el Ministro Plata les dijo a los negociadores y al Comisario de Comercio de la UE que la posición del gobierno colombiano era que si no se le encontraba una salida a la contribución cafetera, no había TLC.

Siga bajando para encontrar más contenido