TLC con pocos ganadores: Fenavi

El proceso de ‘renegociación’ en el Tratado de Libre Comercio que se dio entre Colombia y Estados Unidos luego del cierre oficial del proceso, el 27 de febrero pasado, sigue generando roces entre el Gobierno y el sector privado.(VER GRAFICO)

POR:
agosto 17 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-17

Ayer el presidente ejecutivo de Fenavi, Jorge Enrique Bedoya, envió una carta al jefe negociador, Hernando José Gómez, en la que deja en claro que el gremio no puede compartir “su visión triunfalista” frente a los resultados del TLC. Bedoya destacó que la carta cuenta con el aval de la junta directiva del gremio, que desde el comienzo de la negociación apoyó el proceso, pero que a la postre ha observado con preocupación lo que ha ocurrido con el tratamiento del sector dentro del TLC. Según los avicultores, aunque el Gobierno buscó una protección extraordinaria para la industria avícola, ésta no se logró pese a que el equipo negociador “pretende hacer creer” lo contrario. En la carta, los avicultores señalan además que algunos puntos han sido presentados por los negociadores de manera “por lo menos engañosa’. “Una cosa es buscar un cometido y otra, bien distinta, alcanzarlo”, señala al respecto la carta de los avicultores, que consideran que no se alcanzó el objetivo señalado de conseguir una protección extraordinaria para la industria avícola “así se intente mostrar lo contrario mediante habilidosas comparaciones teóricas con resultados logrados para otros sectores”. La extensa misiva, de seis páginas, responde el balance de la negociación que hizo en una carta del jefe negociador a Fenavi, el pasado 21 de julio, y que para los empresarios avícolas resulta triunfalista, cuando en varios casos lo que se obtuvo no es favorable para los productores colombianos. Frente a los argumentos sobre un plazo de desgravación y aranceles amplios para el sector, aseguraron que de “¿qué sirve un arancel ‘alto’ y un período de gracia amplio, así sea ‘el más elevado de la negociación’ si desde el primer día del acuerdo y por la vía del resto de la negociaicón, las importaciones masivas ponen en alto riesgo de desaparición a la producción de origen nacional?”. Por otra parte, rebatieron los argumentos esgrimidos por el equipo negociador para no reconsolidar el arancel de trozos de pollo sazonados, como lo habían pedido los avicultores, en el sentido de que eran compromisos adquiridos ante la OMC que muy difícilmente podrían modificarse. Al respecto, señalaron que “un país como Honduras sí lo logró en su TLC con Estados Unidos”. En este tema, los negociadores lograron que el arancel para el ingreso de trozos de pollo sazonados quedara en 70 por ciento y no en 164,4 por ciento como pedían los avicultores colombianos”. Se quejaron además de la negociación que se logró con las gallinas de desecho, para las cuales se aprobó un arancel del 45 por ciento cuando inicialmente se había dicho que la base de desgravación comenzaría a partir del 113 por ciento. El aumento en el cupo de importación de cuartos traseros, que inicialmente se había fijado en 26.000 y que en los textos apareció en 27.040 toneladas anuales, también dejó muy molestos a los empresarios. Afirmaron que el equipo negociador ha buscado magnificar como uno de los grandes resultados la inclusión de una cláusula de revisión del comercio avícola en el año noveno. “Es osado pensar que el texto de dicha cláusula sea una verdadera herramienta para abrirle mercados a la avicultura colombiana”, dijeron. 27 mil cuarenta toneladas de cuartos traseros de pollo podrán ingresar de Estados Unidos durante el primer año de vigencia del TLC. La cifra inicialmente negociada era de 26.000 toneladas. HAY QUE COMPARAREl jefe negociador, Hernando José Gómez, dijo sobre las críticas de Fenavi que no piensa entrar en discusiones con el gremio sino más bien llamar a la reflexión y al análisis de los textos logrados por Colombia frente a los negociados por E.U. con otros países. “La gente tendrá que definir quién tiene la razón”, dijo el negociador al señalar que el análisis de los textos mostrará el resultado. Según Gómez, es obvio que se tendrán que solucionar temas como el aduanero “y en eso vamos a trabajar con ellos (los avicultores)”. Por eso pidió “ser constructivos y no destructivos”.

Siga bajando para encontrar más contenido