'Los TLC, un imperativo muy difícil de evitar': director general adjunto de la OMC

En diálogo con Portafolio Jara habla sobre las oportunidades de Colombia como país exportador, así como de las negociaciones de tratados comerciales.

Finanzas
POR:
abril 06 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-04-06

La globalización no solo ha permitido un mayor flujo de productos importados, sino que también ha incrementado la competencia entre los países exportadores y por eso entes como la Organización Mundial del Comercio (OMC) han buscando darles orden a las relaciones comerciales del planeta.

Hoy, en la versión latinoamericana del Foro Económico Mundial, evento en donde los temas comerciales serán prioritarios, uno de los conferencistas es el chileno Alejandro Jara, director general adjunto de la OMC, quien habló con este diario acerca de los tratados comerciales.

Uno de los temas del Foro es las oportunidades en Asia. ¿Colombia podría competir en condiciones iguales con países como China o apostarle a atraer inversión?

Creo que lo que Colombia debe hacer es ambas cosas. China es un mercado sensacional. Es parte de cadenas productivas enormes, con lo cual demanda muchas materias primas, alimentos, etc. que estos países pueden abastecer. No se trata de "competir con", sino "participar junto a" en procesos de producción altamente complejos a escala global.

Sus empresas tienen una vocación global, de expandir sus negocios y de participar en otros países generando más riqueza, y Colombia puede ser muy atractivo para ellos.

Ahora que Estados Unidos ya tiene a Ron Kirk trabajando en firme como su representante comercial, ¿hay alguna señal de hacia dónde va la negociación de Doha?

Creo que hay de parte de E.U. la necesidad de aquilatar de manera muy ponderada la situación de las negociaciones y encaminarlas a la luz de los intereses de su sector privado y de su Congreso. A lo largo de los meses esto se ha ido perfilando y se ha ido precisando.

De manera que tenemos la expectativa de que en los próximos meses podamos tener un diálogo más profundo respecto de las divergencias, y la dimensión de las mismas, y cómo poder llegar a cerrarlas en un paquete equilibrado que responda a los intereses de todos. Vale decir que esto requiere de más concesiones de parte de E.U.

¿Este año habrá acuerdo?

Pese a las declaraciones que hubo el año pasado de líderes como los del G-20 con respecto a que se debía hacer lo necesario para concluir el total de la ronda al final de este año, me parece que eso no va a ser posible.

¿Con la oleada de tratados comerciales bilaterales, los países en desarrollo han perdido la oportunidad de lograr mejores condiciones de comercio?

En todos los gobiernos y en los sectores académicos hay la idea de que la mejor opción es la multilateral: la más eficiente, la de menores costos y menores distorsiones. Pero también es cierto que hay países que quieren avanzar más rápido. En ese caso recurrir a los acuerdos bilaterales es la respuesta eficaz frente a ese deseo.

Además esos tratados muchas veces cubren aspectos que no cubre el sistema multilateral, como el área de inversión, y muchos de los bilaterales se terminan negociando para protegerse de la discriminación.

¿Los acuerdos bilaterales se vuelven una obligación?

No diría que necesariamente una obligación, pero ciertamente puede constituirse en un imperativo muy difícil de evitar. Por ejemplo, el inicio de las conversaciones de E.U. con Corea llevó a la Unión Europea a hacer lo mismo y también concluyeron un acuerdo, que ahora tiene que ser aprobado.