'TLC con la Unión Europea está de un cacho, pero aún no se ha cerrado': Mincomercio

La apertura del mercado colombiano a la leche europea será el tema que abordarán esta noche el presidente Uribe y los ministros de Comercio y Agricultura con voceros del sector agropecuario del país.

POR:
marzo 01 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-01

La propuesta europea láctea en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia es lo suficientemente agresiva y esto impidió ponerle punto final al proceso en la ronda de Bruselas (Bélgica) la semana pasada.

"Quisiera tener un TLC completamente cerrado, pero no fue posible", dijo el ministro de Comercio, Luis Guillermo Plata, quien aseguró que solo falta acordar el tema lechero. La UE, agregó, quiere de Colombia el mismo tratamiento que se le dio el TLC con Estados Unidos.

Con Estados Unidos se acordó que el arancel será desmontado en un plazo de 15 años y se le concedieron cupos para leche en polvo (5.500 toneladas), quesos (2.310 toneladas) y lácteos procesados (1.100) toneladas, que van creciendo anualmente. A los 15 años desaparece el gravamen arancelario y la franja de precios de la cadena láctea.

La UE pretende que haya desgravaciones totales en productos que, como los lácteos, reciben cuantiosas ayudas internas de la tesorería comunitaria que son altamente distorsionantes de los precios internacionales, dijo el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía.

Para Mejía, y así lo planteará esta noche en la Casa de Nariño, tanto la propuesta europea, como la que está manejando el equipo negociador colombiano, es perjudicial para el sector lácteo nacional y para el sector agropecuario en general.

Sector privado aguarda detalles

Ya que sus representantes no estuvieron en la última jornada pues habían regresado el domingo al país. Por lo pronto, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo señaló logros en la negociación. Entre ellos, el acceso preferencial a Europa de productos de las zonas francas o con beneficios del Plan Vallejo.

En banano, se logró que las exportaciones colombianas de la fruta reciban un trato más favorable que el arancel de Nación Más Favorecida acordado en diciembre en la OMC, que es de 114 euros por tonelada. La propuesta que se había mencionado era una tarifa de 75 euros.

De otro lado, se acordó la permanencia de la contribución cafetera. El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, señala que aún quedan temas pendientes relacionados con el sector de lácteos.

"Los europeos piden desgravación total de aranceles, eso elimina la franja de precios, pero ellos sí se reservan el derecho de mantener subsidios y a utilizar todos los elementos distorsionantes del comercio que afectan la formación de precios", explica el directivo.

A esto, añade que "es perfectamente absurdo que no hayan prevalecido los contingentes de crecimiento por volumen y tiempo sino que el gobierno haya ofrecido contingentes con crecimiento infinito y desmonte de componente fijo de la franja de precios".

Mejía señaló que hasta este lunes en horas de la tarde no conocían finalmente cómo quedaron los términos del acuerdo, porque "los privados se devolvieron el domingo de Bruselas y posterior a eso los funcionarios del Gobierno siguieron negociando sin un sector privado que pudiera enterarse y eso no es jugar limpio".

Un despacho de AFP señala que a partir de la puesta en marcha del acuerdo, cerca del 80 por ciento del comercio de productos industriales será liberalizado con Perú y el 65 por ciento con Colombia.

El último paso después de la firma es la ratificación en los órganos legislativos de las partes. Si bien en Colombia no se esperan mayores inconvenientes, la realidad no es la misma en Europa. Recientemente, el Comisario de Comercio de la UE señaló que al tratado se le dará una exhaustiva discusión política, esto teniendo en cuenta que en el bloque existen preocupaciones relacionadas por la situación de los sindicalistas en Colombia.

Siga bajando para encontrar más contenido