TLC: cada vez más cerca

TLC: cada vez más cerca

POR:
julio 28 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-28

La declaración de exequibilidad dada por la Corte Constitucional al TLC con los Estados Unidos es una magnífica noticia para Colombia, en su búsqueda de más acceso y mercados para los productos nacionales en el exterior. La decisión de aprobarlo sin reserva alguna, también demuestra el buen cuidado que tuvo el equipo negociador colombiano durante todo el proceso para que el texto acordado y las consultas realizadas estuvieran en conformidad con lo establecido por la carta magna para los tratados internacionales. Pero más allá de un trabajo bien hecho, es claro que las implicaciones de esta decisión son variadas, empezando por la obvia: quedó allanado el camino para la aplicación del acuerdo, una vez sea aprobado por el Congreso norteamericano. También es un evidente mensaje a ese cuerpo, para dejarle en claro que el balón está de su lado y que es responsabilidad de la mayoría demócrata en Washington tomar una oportuna determinación sobre el mismo. El fallo de la Corte trasciende incluso el tema estadounidense. En efecto, todos los demás tratados comerciales que llegarán para revisión del alto tribunal, como el de Canadá, Efta y, eventualmente, el de la Unión Europea, comprenden obligaciones que son muy similares a las del texto ya revisado, lo cual disminuye la incertidumbre sobre su pronta entrada en operación. Así mismo, el espaldarazo recibido por el Ministerio de Comercio debería facilitar la apertura de negociaciones con el Caribe, Costa Rica y países asiáticos como Japón, Singapur y Corea. Pero de vuelta al hemisferio norte, las informaciones sugieren que hay alguna posibilidad de que la administración Bush logre un acuerdo con la bancada demócrata para aprobar un paquete de ayudas para sectores y regiones que han sido afectados por el libre comercio. Si esto ocurre, se levantaría de hecho el que ha sido el principal obstáculo para dejar a los congresistas del partido mayoritario en libertad de votar, con lo cual la aprobación sería muy factible. Esto podría ocurrir a comienzos de septiembre, aunque otros señalan que una fecha más realista sería después de las elecciones de noviembre, y antes de que el 20 de enero del 2009 se posesionen tanto el nuevo inquilino de la Casa Blanca, como el Congreso entrante. Sin embargo, un tercer grupo de observadores sostiene que las cartas se volverán a jugar solo hasta el próximo año. Bajo ese escenario, hay quienes piensan que sería más difícil la aprobación del TLC con un presidente demócrata, pues el republicano John McCain ya se la jugó por el país. Pero eso no necesariamente es así. Por ejemplo, las declaraciones del candidato Barack Obama hacia Colombia han sido progresivamente conciliadoras. Además, el senador por Illinois ya se pronunció a favor del libre comercio siempre y cuando no afecte los derechos laborales y ambientales. Como el TLC contiene dos capítulos al respecto que fueron reforzados con el protocolo modificatorio, estos puntos no deberían ser un obstáculo. Por otro lado, es imposible negar que el éxito de operaciones como la que permitió liberar a tres ciudadanos estadounidenses, además de Íngrid Betancourt y 11 militares y policías, ha elevado de manera notoria el prestigio del gobierno colombiano. De tal manera, los cuestionamientos de hace unos meses brillan por su ausencia, pues no hay duda de que la fortaleza de la alianza entre Bogotá y Washington seguirá, más allá de quien gane en los comicios. Así las cosas, gremios y funcionarios deben continuar su proceso de acercamiento con la dirigencia demócrata y los asesores de Obama, para preparar el terreno, si éste gana las elecciones. De manera paralela, el Ejecutivo necesita presentar los proyectos de ley al Congreso colombiano, que adecúen la normatividad a las disciplinas y temas del TLC. De esta manera, el acuerdo podría entrar en vigencia sin rezagos como los observados en Centroamérica, tan pronto como, tarde o temprano, suceda lo que los analistas consideran inevitable, a pesar de las escaramuzas políticas: la luz verde del legislativo en los Estados Unidos. La declaración de exequibilidad del acuerdo comercial suscrito con los Estados Unidos es una buena noticia, que mejora el chance de un voto en el Congreso norteamericano”.ANDRUI

Siga bajando para encontrar más contenido