No toquen a Venezuela

No toquen a Venezuela

POR:
octubre 22 de 2007 - 05:00 a.m.
2007-10-22

La perspectiva de regreso de Venezuela a la Comunidad Andina de Naciones (CAN) es una iniciativa interesante, pero muy comprometida actualmente con la ideología política de los Países Miembros, más que con el propósito mismo del afianzamiento de la integración, lo cual representa riesgos innecesarios que pueden acabar con la integración regional. Al vislumbrar el posible reingreso de Venezuela, habría que analizar primero bajo qué condiciones reingresaría al escenario comunitario, en la medida que su Presidente fue quien tomó la decisión de retiro de la CAN, ante la decisión de Colombia y Perú de celebrar acuerdos comerciales individuales con Estados Unidos, mientras el interés de Venezuela se basa en su asociación al Mercosur. Otro elemento a tener en cuenta es cómo se generaría el equilibrio de fuerzas en la CAN ante el reintegro de Venezuela, pues es evidente que este país tendría un aliado político fuerte en Bolivia para afianzar sus decisiones, en la medida que su visión política y comercial es de corte socialista como la visión venezolana actual, además de tener la posibilidad de atraer, aparentemente, a otro líder similar como es el presidente Gutiérrez del Ecuador. Lo anterior daría como resultado una Comunidad Andina en la cual Colombia sería una minoría, en la medida en que Perú es reconocido por su individualismo comercial, independientemente de gozar de los beneficios de la integración. Para completar el cuadro, la desafortunada Decisión 669 de la Comisión de la CAN, expedida el pasado 13 de julio, mediante la cual se exonera a los países andinos del cumplimiento del Arancel Externo Común, hasta el 31 de enero del 2008, complica aún más las cosas. La realidad de la integración andina muestra que las decisiones temporales, en temas que favorecen la conveniencia nacional de algún o algunos países por encima de los intereses comunitarios, terminan siendo decisiones permanentes, que siempre se mantendrán por la vía de la prorroga. Entonces, esta Decisión da como resultado un fracaso al sueño de lograr una Unión Aduanera Andina. Desde la visión sectorial, creemos que Colombia deberá abordar el tema Venezuela con un pragmatismo comercial. Desde esta perspectiva, tendríamos que decir ‘no toquen a Venezuela’, pues es el socio comercial más importante de Colombia después de Estados Unidos, además de que los venezolanos nos compran gran cantidad de bienes con alto valor agregado, con ventajas comparativas derivadas de la cercanía y la posibilidad de abastecerse rápidamente. Comenzando por el sector agropecuario, cuando se analiza el comercio de productos con Venezuela, nuestras exportaciones de bienes agrícolas totalizaron 621 millones de dólares en el 2006, en tanto que las importaciones desde ese país solo alcanzaron 44,3 dólares, con un superávit para el país de 576,7 millones de dólares. Con respecto a algunos bienes industriales, el país exportó en el 2006 textiles y confecciones por 323,5 millones de dólares; vehículos automotores por valor de 573 millones de dólares y manufacturas del cuero y calzado por 22 millones de dólares. Por la parte de las importaciones desde Venezuela, vale la pena destacar que el país importó 17,9 millones de dólares sumando textiles, confecciones y calzado, y en materia de vehículos se importaron 234 millones de dólares para una balanza a favor de Colombia en los 3 rubros de alrededor de 666,6 millones de dólares. Ante la realidad del comercio bilateral es indispensable que nuestro país no se enfrasque en el interés político de atraer a Venezuela a la CAN, sino que se dedique a afianzar la relación comercial con Venezuela, ya que no tenemos ningún acuerdo comercial, el cual deberíamos buscar a nivel bilateral a fin de garantizar relaciones comerciales estables y no depender del azar de las cambiantes circunstancias políticas en el continente americano, en el cual aún los acuerdos más importantes para Colombia están en entredicho ante los políticos de nuestros pretendidos asociados. Ante la realidad de comercio bilateral es indispensable que nuestro país no se enfrasque en el interés político de atraer a Venezuela a la CAN, sino se que dedique a afianzar la relación comercial con este país

Siga bajando para encontrar más contenido