¿Trabajólico? Lo es si teme delegar o es adicto al trabajo

Si usted pasa largas jornadas en la oficina, las continúa en casa y aun peor, mantiene pensando en el trabajo en momentos en que está libre o utiliza todos los medios tecnológicos posibles para estar conectado y seguir atendiendo asuntos, enviando e-mail y resolviendo problemas de la oficina, usted puede ser un 'trabajólico' crónico, o seguramente conoce a uno de ellos.

POR:
diciembre 03 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-12-03

El término 'trabajólico'se usó por primera vez en 1971 por el pastor protestante Wayne Oates, en su libro autobiográfico Confesiones de un 'trabajólico'. La obra habla de las personas que se vuelven obsesivas y adictas al trabajo, al punto tal que "llegan a afectar su salud y deterioran sus relaciones interpersonales", dice Oates, quien lo calificó como un síndrome aprobado por la sociedad, que se volvería una adicción. A diferencia del que trabaja mucho en un periodo determinado de tiempo, o del que debe extender su jornada laboral para aumentar ingresos, el psicólogo estadounidense Bryan Robinson describe al adicto al trabajo como "una persona que se autoimpone exigencias, que es incapaz de regular sus hábitos de trabajo y que se excede en él hasta el punto de excluir actividades de su vida no laboral". Síntomas de alerta Los síntomas más comunes de esta adicción son pasar largas jornadas en la oficina o pensar en lo laboral incluso cuando no se está frente al computador de la empresa. Además, sus relaciones con la familia o en el plano emocional son casi nulas, pues su tiempo lo destinan exclusivamente al trabajo. Ahora bien, para no ser presa de este padecimiento puede hacer pausas activas y tomar descansos durante la jornada laboral, y quien padezca este trastorno debe intentar almorzar sin contestar el celular ni ver correos; sacar el portátil de la cama y desconectarse del trabajo los fines de semana.HELGON

Siga bajando para encontrar más contenido