'La tragedia de los comunes' | Finanzas | Economía | Portafolio

'La tragedia de los comunes'

Ante las previsiones de un futuro humano desestabilizado por la escasez hídrica, Colombia debe desde ya acercar a cero la pérdida de agua.

POR:
marzo 23 de 2010 - 05:00 a.m.
2010-03-23

La tragedia de los comunes de Garret Hardin, brinda un piso conceptual para evaluar el consumo de agua. Hardin propone: imagine un pastizal abierto para todos. Un pastor racional intentará mantener en los recursos comunes tantas cabezas de ganado como le sea posible para maximizar su ganancia. Se pregunta ¿cuál es mi utilidad al añadir un animal más a mi rebaño? Esta utilidad tiene un componente positivo y uno negativo.

Positivo: es una función del incremento de un animal. El pastor recibe todos los beneficios de la venta. Negativo: es una función del sobrepastoreo adicional generado por un animal más, cuyos efectos son compartidos por todos los pastores. El pastor concluye que la decisión más racional es añadir siempre un animal más hasta su límite posible. Llega la tragedia, porque todos los pastores racionales concluyen lo mismo; el bien común se agota.

La libertad de los recursos comunes lleva a todos a la ruina. La Comisión de Regulación de Agua Potable (CRA) hace una propuesta para el uso racional del agua en el sector residencial (Resolución de trámite N°491 del 04 de enero del 2010). Consiste en imponer un cargo de dos veces el costo de referencia por metro cúbico a los hogares que superen los siguientes máximos de consumo mensual: en ciudades por encima de los 2.000 metros sobre el nivel del mar (msnm) 28 m3; en ciudades entre 1.000 y 2.000 msnm, 34 m3; y las ubicadas por debajo de los 1.000 msnm, 35 m3.

Según el Ideam, el fenómeno de 'El niño' se extenderá quizá hasta abril; retrasará las lluvias en el centro y sur de la región Andina y del Caribe y en el norte de la Orinoquia. Continuará disminuyendo el nivel de los ríos, algo normal para la época, pero acentuado por este fenómeno. Es imposible no ver lo razonable en la propuesta de la CRA. Razonable sí, mas no eficiente. Su éxito consistirá en lograr restringir una conducta (malgastar agua) creando la expectativa de un castigo económico (el cargo extra), para lo que se necesita fundamentalmente un contador de agua en cada hogar; sin registro del consumo la propuesta es inoperante, pues la conducta objeto de la sanción se vuelve invisible.

Quien haya viajado por el país sabe que existen municipios donde el consumo de agua funciona sin contador, incluso en aquellos con población de 50.000 hasta 100.000 habitantes. Además, "en promedio, las pérdidas en los sistemas de tratamiento, conducción y distribución son del orden del 50 por ciento del agua captada", según (Minambiente).

En las grandes ciudades el conteo del consumo es más eficiente, pero ante las previsiones de un futuro humano desestabilizado por la escasez hídrica, Colombia debe desde ya acercar a cero la pérdida de agua y no sólo responder a la coyuntura de 'El niño'. El agua es un bien común, las fallas en la regulación conducen a una tragedia análoga a la del pastizal. También es justo preguntar: de nuestros bienes comunes, ¿algún otro puede seguir una tendencia similar?

ricardorojas270@yahoo.com

Siga bajando para encontrar más contenido