UN TRAJE A LA MEDIDA EXACTA Un 'sastre personal' llamado Ermenegildo Zegna

Aunque la tecnología juega un papel importante en la fábrica de trajes que la marca italiana Ermenegildo Zegna tiene en Mendrisio (Suiza), a una hora de Milán, las tijeras en mano, el metro colgado al cuello y el dedal siguen siendo protagonistas en la elaboración de un vestido de alta calidad.

POR:
mayo 11 de 2011 - 05:00 a.m.
2011-05-11

Es una perfecta combinación de tecnología y trabajo artesanal. A este fábrica de 800 metros cuadrados de extensión donde se concentra la fabricación de los pantalones y chaquetas de las dos o tres colecciones que cada año diseña la firma, también llegan los pedidos especiales. Se trata de solicitudes de clientes de todas partes del mundo que quieren que les hagan su traje a la medida, como si su sastre personal lo hubiera cosido sobre ellos. Y así es. Aunque en el proceso participen cientos de manos, el traje sólo le quedará a esa persona que lo solicitó, pues a la fábrica llegan -vía correo electrónico- las medidas de ese cliente, que un sastre en la tienda Ermenegildo Zegna le ha tomado con precisión. Allí quedan almacenadas, así cada vez que lo desee, visite la tienda de la ciudad donde vive -o si quiere en otra parte-, escoge la tela que desee y lo demás corre por cuenta de la tecnología. De un computador a otro se registra el pedido, que puede llegar de China, Brasil, India, Colombia, Italia, Francia o cualquiera de los 86 países donde está la marca con 560 tiendas. De ese computador sale la orden y las manos comienzan a trabajar. La precisión es un tema clave y corre por cuenta, también, de un computador que 'dibuja' las partes del vestido sobre la tela para que no haya desperdicio de material. Luego una cortadora láser saca cada pieza para que a continuación comience el trabajo artesanal, en el que manos expertas cosen, unen partes, pegan botones, planchan, cortan, pulen y revisan que todo case a la perfección. Un mes después, el cliente estrena. - 500 manos para un traje Para el momento en el que un traje llega a una tienda Zegna en Milán, Moscú o Bogotá más de 500 manos habrán pasado por él. Este largo viaje comienza con la selección de las más finas fibras naturales (lana, alpaca, cashimire) y culmina con el proceso de darles los últimos retoques a las prendas, muchos de ellos a mano cuando se hace un traje de calidad. Por esto días, Zegna exhibirá los 300 tejidos para el servicio 'a medida' de la temporada en sus tiendas, donde además se explicarán los complejos pasos de la fabricación de las telas que conforman el trabajo artesanal de calidad y la innovación que Zegna ofrece en la confección. helgon

Siga bajando para encontrar más contenido