La trampa de la deuda

La crisis financiera en Estados Unidos tiene como telón de fondo el crecimiento exponencial de la deuda de las familias y el deterioro del ahorro, prosperidad al debe que tiene al sistema financiero de la primera potencia del mundo al borde de un ataque de nervios.

POR:
julio 23 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-07-23

De acuerdo con The New York Times, hace dos generaciones los norteamericanos mantenían prudentes niveles de ahorro y deuda. En la actualidad, la deuda hipotecaria asciende a 10,5 trillones de dólares, el doble de lo registrado al comienzo del nuevo milenio, con el agravante que el valor de las viviendas cae en picada en prácticamente toda la nación. La deuda de los consumidores supera los 2,6 trillones de dólares. Según la Reserva Federal, el total de la deuda de las familias, incluidos los pasivos hipotecarios y las tarjetas de crédito, representa el 19 por ciento de los activos familiares (contra el 13 por ciento registrado en 1980), y el 130 por ciento del ingreso disponible. El panorama se complica aún más para los residentes en Estados Unidos que enfrentan ingresos reales decrecientes. Para este grupo, el ingreso disponible para el servicio de la deuda familiar ha disminuido en los últimos 15 años, pues el dinero reservado para los pagos financieros aumentó del 11 al 14,5 por ciento en este período. La afanosa persecución del sueño americano, de keep it up with Jones, se tradujo en una dramática reducción de la tasa de ahorro nacional, que pasó del 8 por ciento del ingreso disponible de las familias en 1968 a un exiguo 0,4 por ciento, en el primer trimestre del presente año. En aquella época dorada, a finales de los años sesenta, solo el 6 por ciento de las familias mantenía un saldo por pagar en las tarjetas de crédito; ahora el 40 por ciento tiene un saldo positivo que mueve pesadamente de mes a mes por medio de la rotación de 13 tarjetas de crédito por familia. Las familias norteamericanas ahorran en promedio 392 dólares al año; mantienen una deuda de 8.565 dólares en tarjetas de crédito; 14.414 dólares en créditos para vehículos y educación; y 94.973 dólares en deuda hipotecaria. Este perfil financiero se desmejora considerablemente, cuando se tiene en cuenta las cuestionables prácticas financieras de algunas entidades bancarias, que en lugar de transferirle los menores costos de las continuas rebajas en las tasas de interés de referencia de la Reserva Federal, aumentan ominosamente sus márgenes financieros por medio de continuos incrementos en sus intereses y en los sobrecargos a los créditos en mora. En el pasado, las instituciones financieras norteamericanas se preocupaban por el pago de la deuda; hoy en día, como sostiene Julie L. Williams, principal consejero del Comptroller of the Currency, “el interés de los prestamistas no es tanto que les paguen, sino que los créditos se conviertan en activos que generen ingreso permanentemente”, y añadiríamos, hasta que caigan en la trampa de la deuda impagable. aespinosa@minagricultura.gov.co '' La crisis financiera en Estados Unidos tiene como telón de fondo el crecimiento exponencial de la deuda de las familias y el deterioro del ahorro.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido