La transición demográfica

Los procesos demográficos serán el factor dominante del comportamiento de la sociedad y la economía globales en las próximas décadas. El mundo vive una sustancial transición demográfica. La población mundial crece cada vez menos, y es cada vez más vieja. Pero la población de los países ricos ya se encuentra en una etapa avanzada de envejecimiento, mientras que los países pobres todavía verán, durante las próximas décadas, un aumento de la población en edad de trabajar.

POR:
agosto 09 de 2006 - 05:00 a.m.
2006-08-09

Como resultado de los cambios demográficos, se proyecta que el crecimiento de la población mundial va a caer del 1,2 por ciento anual en el presente, a 0,3 por ciento en el 2050. En ese momento, el 15 por ciento de la población corresponderá a niños menores de 15 años. Hoy ese porcentaje es 27 por ciento. En el otro extremo, la proporción de personas mayores de 65 años, que hoy es el 7 por ciento, llegará al 16 por ciento en el 2050. Para ver la totalidad de estas tendencias, es recomendable mirar la edición 2006 del libro de Bolsillo El Mundo en Cifras publicado por The Economist (Pocket World In Figures 2006 Edition.) y el sitio en Internet http://www.indexmundi.com/. De allí resultan las siguientes anotaciones. En los últimos cinco años, los Emiratos Arabes Unidos, más Qatar y Kuwait han registrado una acelerada expansión demográfica (cerca de 6 por ciento anual en promedio), obviamente vinculada con la geopolítica del petróleo. Pero ésta no será una tendencia perdurable. En cambio, los países más pobres de Africa, cuyas poblaciones están creciendo vertiginosamente, seguirán teniendo las tasas más altas de crecimiento demográfico durante los próximos 40 años, según las proyecciones de The Economist. Con el 12 por ciento de la población total, Africa genera el 3,2 por ciento del PIB mundial. Los países en el rango más bajo de ingreso, que tenían el 8 por ciento de la población mundial en 1950, hoy cuentan con el 11 por ciento y el número subirá al 19 por ciento en 2050. En el otro extremo, los países del antiguo bloque soviético y Europa Central, incluida Rusia, han visto disminuir sus poblaciones, y esa será la tendencia de las próximas décadas. Toda Europa registra tasas brutas de natalidad (nacimientos por mil habitantes) que llegan a ser la séptima parte de las cifras africanas. Los países de América Latina, por su parte, muestran una expansión demográfica levemente superior al 1 por ciento anual. Europa envejece a grandes pasos. Hay diez países europeos que, con Japón, tienen una población cuya mediana de edad es superior a los 40 años. Se proyecta que en el año 2050 Europa y Japón tendrán una mediana superior a 50 años. En cambio, hay 35 países cuya mediana es inferior a 19 años. 32 de ellos son del continente africano. De América Latina, sólo Guatemala pertenece a este grupo de naciones extremadamente jóvenes. Para Colombia y Venezuela este número es de 26 años. Los países del cono sur y Brasil son un poco más ‘viejos’ (29 años en promedio). En Africa, la población de menos de 15 años es el 45 por ciento del total y a mediados del siglo será del 35 por ciento. Una implicación muy importante de todo esto es que la composición de la fuerza de trabajo entre regiones se va a modificar sustancialmente. El número de personas en edad de trabajar en el mundo pobre seguirá creciendo. Mientras tanto, en el mundo rico habrá una gran población consumidora, viviendo de sus ahorros y de la seguridad social. Esta será la gran ventana de oportunidad para los países pobres que logren acomodarse a la escena global en la que va a vivir la próxima generación humana. César González Muñoz Consultor privado Los países de América Latina, muestran una expansión demográfica levemente superior al 1 por ciento anual”.

Siga bajando para encontrar más contenido