Los treinta: la edad de la productividad laboral

Un estudio realizado por la firma cazatalentos ManpowerGroup señala que para los empresarios las personas con mayor rendimiento en el trabajo son las que están en ‘el tercer piso’.

Los 30 es una edad en la que las personas tienden a dedicarle más tiempo a su trabajo y a su crecimiento profesional.

Archivo particular

Los 30 es una edad en la que las personas tienden a dedicarle más tiempo a su trabajo y a su crecimiento profesional.

Finanzas
POR:
agosto 23 de 2014 - 01:41 a.m.
2014-08-23

¿A qué edad tienen los colombianos su mayor pico de productividad? La respuesta a esta pregunta puede ser muy subjetiva y depende de muchas variables: por ejemplo, en qué sector se desempeña la persona o a qué edad inició su carrera.

Pese a esto, la firma ManpowerGroup Colombia se puso en la tarea de consultar a los empresarios del país acerca de cuál es para ellos esa etapa perfecta en la que los trabajadores llegan a su etapa más productiva.

Para el promedio de los empresarios, el número perfecto es el 30. Bueno, 29,9 para ser precisos.

De acuerdo con los consultados, esta edad ideal puede variar de acuerdo con el sector productivo.

Es así como, según los datos de la encuesta, en los sectores de servicios, comercio minorista o mayorista y agricultura y pesca las edades ideales oscilan entre los 28,7 y los 29,8 años. Mientras que para otras áreas como transporte y servicios públicos, finanzas, seguros y propiedad raíz y minería y construcción la edad perfecta se mueve entre los 31,9 y los 32,6 años.

“Usualmente, en los 30 estás en un momento de generación de capital y capacidades personales, así que probablemente en ese momento de la vida estás en la capacidad de dedicarle más tiempo y energía al trabajo y a la carrera profesional”, explica el Asociado Senior de la firma consultora Mercer Colombia, Gabriel Regalado.

Incluso, el experto asegura que anteriormente a la hora de contratar personas en altos cargos directivos lo primero que veían las empresas eran las canas y las arrugas: entre mayores fueran, más posibilidades tenían de acceder a la vacante.

Sin embargo, hoy es cada vez más frecuente ver personas jóvenes en altos cargos directivo.

Para el ejecutivo de Mercer Colombia hay evidencias de que hoy las empresas no solo evalúan las capacidades de los trabajadores, qué pueden hacer, sino también sus potencialidades para crecer y formarse dentro de la empresa.

En ese sentido, el estudio revelado por Manpower señala que para el 10,5 por ciento de los empresarios uno de los mayores atractivos de los jóvenes en el mercado laboral es que son ‘moldeables’ es decir que se adaptan con facilidad a la cultura empresarial.

Y LAS DEMÁS EDADES

De acuerdo con el autor del estudio, Juan David Tous Ramirez, la percepción de los empresarios con respecto a las edades más productivas están basadas en estereotipos bien arraigados en la cultura, pero que no siempre son la regla.

Sin embargo, sí son factores que tienen en cuenta los empleadores a la hora de tomar la decisión de contratar a una u otra persona.

Por ejemplo, en el mismo estudio se muestran los resultados de una encuesta realizada a jóvenes entre 18 y 24 años y mayores de 40 años, en las que se evidencia que la mayoría de las personas de estos dos grupos poblacionales que han aplicado al menos una para un proceso de vinculación laboral no fueron aceptados.

Exactamente, el 53,2 por ciento de los consultados aseguraron que recibieron una respuesta negativa.

¿Por qué es más difícil para estos grupos acceder a las ofertas laborales vigentes? De acuerdo con los empresarios consultados, aunque los jóvenes menores de 24 años son percibidos como personas deseosas de aprender, dispuestas para el trabajo, dinámicas, proactivas, ágiles, creativas e innovadoras, también tienen el estigma de ser inmaduros y de tener menos experiencia.

En la otra cara de la moneda, los mayores de 40 años son percibidos como personas expertas, serias, responsables, comprometidas, maduras, disciplinadas y respetuosas de las normas. Sin embargo, también se les considera poco adaptables a los cambios, propensos a problemas de salud, caprichosos, tercos e inflexibles.

Para Tous Ramírez, los gerentes deben tener en cuenta que más allá de los estereotipos tienen que saber aprovechar las ventajas de cada uno de estos grupos para mejorar la productividad.

Economía y Negocios