El Tren Turístico Café y Azúcar se quedó corto: tiene siete vagones, pero necesita más

Empezó con una locomotora y 3 vagones. Hoy también necesita reparar otra locomotora, pues un solo tren no basta: cuando la máquina se queda en Quindío la gente del Valle se queda sin el servicio.

POR:
mayo 08 de 2008 - 05:00 a.m.
2008-05-08

Para acondicionar la locomotora y otros seis vagones, que ya están en los patios, y comprar dos coches más, se necesitan 1.200 millones de pesos.

Este tren, a diferencia del de la Sabana, en Bogotá, es operado por el Estado. La esperanza de la gerente de la empresa, Cecilia Muñoz, se centra en el departamento y en la Nación para que inviertan también en la recuperación de las antiguas estaciones.

En la actualidad, solo la de Buga y Yumbo son de mostrar. Para adecuarlas y abrir nuevas líneas de pasajeros se requieren en total, 11.000 millones de pesos.

El tren turístico, que ha movilizado 90.000 turistas en estos primeros tres años de operación, tiene recorridos 12.000 kilómetros. Para este año está previsto que el Tren Turístico llegue hasta Buenaventura, Dagua, Cartago, Risaralda y Caldas, pero hay que esperar que se defina el cambio de concesionario de la red férrea.

En Cartago, cuando comenzó la recuperación de la red férrea, decidieron que el tren no debía pasar por el municipio, sino por una variante, pero nunca compraron los lotes, así que la Nación acaba de asignarle 1.200 millones de pesos para que los adquiera y le ha dado a la municipalidad plazo de tres meses para hacerlo.

"El tren es rentable. Le invertimos 1.027 millones de pesos, hoy, el equipo está avaluado en 1.600 millones", señala Muñoz.

Está pendiente también la adecuación de un coche para personas con alguna discapacidad en su movilidad. Los diseños ya están listos, falta buscar los 100 millones de pesos.

El tren que genera 40 empleos directos y 500 indirectos, se mantiene a punta de la venta de pasajes.

Siga bajando para encontrar más contenido