Van tres años de recorrer a Bogotá de noche y en bicicleta

A Diego, Andrés Felipe, Arturo y Jorge Andrés Bogotá les parece una ciudad pequeña y no es que la comparen y la miren con desdén respecto a otras urbes del mundo, no. Lo que pasa es que al recorrerla en bicicleta, pueden ir de un lado a otro mucho más rápido y fácil que si van en carro o en transporte público. Y eso lo comprueban casi a diario al andar por las ciclorrutas, parques lineales y alamedas que rodean a la capital.

POR:
julio 29 de 2009 - 05:00 a.m.
2009-07-29

En las dos ruedas van a la universidad, al trabajo, a una cita, a hacer vueltas… Todos coinciden en las mismas ventajas que tiene utilizar la bicicleta como medio alternativo de transporte: es seguro, económico, cómodo, democrático y amable con el medio ambiente. Además, se evitan algo fundamental: los trancones. “Es un vehículo útil para hacer un recorrido entre cinco y diez kilómetros en una hora, por ejemplo, mucho menos de lo que se demora un bus o un carro”, dice Andrés Felipe Vergara, politólogo y estudiante de derecho. Es tal el gusto por la bici, las ventajas que le ven como medio de transporte y el convencimiento que tienen del aporte que hace a la movilidad de la ciudad, que quieren contagiar a otras personas para que también la usen. No se la pasan por ahí dando discursos, ellos evangelizan con el ejemplo al andar en ellas, pero además invitan a la acción con los ciclopaseos nocturnos de los miércoles, un super plan, que hoy está de aniversario: cumple el tercer año consecutivo de pedalear por Bogotá, un par de noches al mes. Ellos, hay que decirlo, no fueron los de la idea, pero son los que la han ejecutado. Todo comenzó en el 2006 con El país que soñamos, el movimiento del ex alcalde Enrique Peñalosa, que empezaron a hacer algunos recorridos nocturnos para promover las ciclorrutas. “Salíamos unos pocos y los organizadores comenzaron a delegarnos el cuento”, cuenta Andrés Felipe Vergara. Después de un tiempo, él y su amigo Marc Molnar decidieron que eso había que “ponerle seriedad” y se ‘tomaron’ el asunto para que, los miércoles cada 15 días, sin falta, se hiciera una ruta. Así nació Ciclopaseos de los miércoles, una organización que cuenta con tres fundadores y una junta directiva de diez personas. “Todos usamos la bici como medio de transporte para el trabajo o la universidad”, comenta el diseñador Jorge Andrés Rodríguez. “Les mandábamos mensajes de texto a los amigos y aparecían unos ocho, diez o doce”, ayudados por el voz a voz, recuerda Vergara. Ese fue el comienzo, pero luego apareció la magia de Facebook (hay 1.870 inscritos) y todo cambió. El grupo creció a un promedio de 35 personas en cada cita luego a 50. Pero este año ha sido una revelación: van más o menos 108 participantes cada noche. El grupo ya se da el lujo de tener estadísticas: el año pasado se hicieron 31 ciclopaseos nocturnos con un promedio de asistencia de 53 persona cada noche, con un pico de 148 la noche que se celebró el segundo aniversario. En el 2009 se han hecho 17 rutas nocturnas con un promedio de 108 personas, aunque se ha llegado a tener 160 bicicletas. “Cada noche, llegan en promedio 19 personas nuevas”, cuenta Arturo Garavito, que también hace parte del equipo de Ciclopaseos de los miércoles. Los organizadores tienen 12 rutas diseñadas y cuentan con un equipo de 22 personas que coordina cada noche el recorrido, los pares y apoyan a los barados. Un amigo lleva a otro y así es que se ha extendido el grupo, y no solo entre los universitarios, que son el grueso de los asistentes, también entre adultos. Por ejemplo, el miércoles pasado Clímaco, de 51 años, llegó porque su hija lo invitó, a ella la invitó su prima Paula, y él invitó a su hermana. “Es una delicia, es romper la rutina y va uno por zonas dela ciudad que no conocía”, dice Clímaco. Luis Fernando Morales, de 45 años, llegó hace un año y medio por un amigo con el que monta bici los fines de semana. A su vez, invitó a su hija María Antonia de 17 años. Al ‘profe’ Herrera, de 47 años, lo invitaron unos alumnos y ya lleva varios meses asistiendo sin falta. Las dos últimas veces lo ha acompañado su esposa. Si la edad y la ocupación no importan, mucho menos el no tener bicicleta. Ana y Paola, una estudia sicología y otra antropología, llevan todos los miércoles de sus vacaciones (a mitad de año los paseos son semanales) en este plan, gracias a un amigo en de Facebook y a unas amigas gemelas que les prestaron sus bicicletas lilas con rosado. Datos clave para antojarse * Para celebrar el tercer aniversario, hoy hay una ruta especial y remate en el bar Santa. Hay parqueadero para las bicis y se pueden llevar amigos. * Los organizadores también programan ciclopasesos los domingos cada 15 días. * Tienen diseñadas 14 rutas para los miércoles y 13 para los domingos, por todas partes de Bogotá. * El promedio de un recorrido de miércoles es de 24 kilómetros. * Se sale a las 7:30 p.m. El punto de encuentro es el almacén Wellcome (calle 96#10-57) y el de llegada es Karens Pizza (calle 94 con 13) que gentilmente ofrece un refrigerio. Estos son dos de los patrocinadores del grupo.WILABR

Siga bajando para encontrar más contenido